Comunitario

Cada vez se adelanta la pubertad en las niñas

En el 2016, dos niñas de 10 años se convirtieron en madres, lo cual significa que pudieron quedar embarazadas a los 9 y, por lo tanto, su pubertad comenzó a una edad menor a la normal —10 años—. Esta condición se denomina pubertad precoz.

Por Andrea Orozco

Niñas de 10 años se convierten en madres, lo cual impacta a cooperantes, que consideran esos embarazos como un problema serio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Niñas de 10 años se convierten en madres, lo cual impacta a cooperantes, que consideran esos embarazos como un problema serio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En Guatemala, según profesionales en diversas disciplinas, la edad en que las niñas comienzan la pubertad se reduce cada vez, y esto puede ocurrir debido a la alimentación, los estímulos sociales, visuales y auditivos e incluso el haber sido víctimas de violencia sexual.

Así, por ejemplo, hace dos generaciones las mujeres tenían su primera menstruación —menarquía— a los 14 o 15 años, pero en los últimos años las niñas de segundo primaria, que tienen entre 8 y 9 años, pueden comenzar la pubertad, explica la directora del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (Osar), Mirna Montenegro.

Sin estar preparadas, en la mayoría de ocasiones las niñas con pubertad precoz se enfrentan a cambios en su cuerpo, además de exponerse, si no lo han estado ya, a abusos sexuales, debido a que ya comienzan a formar una silueta y erróneamente se consideran “aptas” para este tipo de relaciones.

“Una niña de 8 años debería saber cuál es el ciclo menstrual, qué pasará y que nadie puede tocar su cuerpo sin su permiso”. M. Montenegro, directora de Osar

“En regiones como oriente se cree que si la espalda de la niña mide dos cuartas ya ‘aguanta’”, lamenta Montenegro, quien asegura que el desarrollo temprano de la niña no es motivo para que sea abusada sexualmente.

Lo que escuchan

El endocrinólogo y ginecólogo Fernando Juárez explica que la pubertad precoz ocurre cuando hay un estímulo acelerado de los ovarios y el útero, por lo que el endometrio comienza a ensayar y se produce la menstruación.

Antes de la menarquía hay aumentos cíclicos en los estrógenos que no son suficientes para que la mujer sangre, pero sí para que otros órganos sean estimulados. Entonces se observa el crecimiento de las mamas y del vello púbico.

Según el endocrinólogo, “hay ciertos estímulos que han hecho que la pubertad se acelere; son los auditivos y, especialmente, los visuales”.

Juárez hace referencia a la tecnología y en cómo esta influye en los menores de edad.

“Según la literatura, así como la estatura media del humano es cada vez más alta, la tendencia durante los años es que la menarquía se presente a más temprana edad. Son cambios propios e inherentes a la cultura y la tecnología”, explica el experto.

Sin estar preparadas

  • psicología
  • Enfrentarse a la pubertad precoz sin tener información sobre lo que pasa en su cuerpo podría afectar a la niña, señala el psicólogo clínico y neuropsicólogo Marcus Rivera.
  • El experto afirma que la forma como la niña comienza esa nueva etapa depende de los recursos y la información que recibe en su hogar sobre la salud sexual y reproductiva.
  • Rivera lamenta que en el país se carezca de educación sexual oportuna y que existan muchos mitos y tabúes, además de que se les atribuya a las mujeres “culpa” durante su etapa de desarrollo.
  • “Las niñas no saben por qué están pasando por esos cambios, porque no se les dio información en el hogar. No hay recursos educativos”, señala el experto.
  • Las menores que no están preparadas pueden enfrentarse a sentimientos de culpa, temor ante los cambios e incertidumbre, según el psicólogo clínico.
  • Rivera afirma que hay casos en los que la menstruación se explica como un estado de “culpa y castigo”, en lugar de indicar que es un periodo normal para las mujeres, que en algunos casos comienza a temprana edad y en otros se retrasa.
  • La educación sexual, procurar canales abiertos de comunicación, fomentar el apego sano entre los cuidadores y las niñas, hablar claramente de lo que ocurre, omitir tabúes, brindar información necesaria y acorde a cada edad y estar alertas son algunos de los consejos del profesional para evitar que las niñas sufran durante ese periodo.

Al respecto, la directora del Osar agrega que estos estímulos son fáciles de ubicar en la televisión o la radio; por ejemplo, en series o películas con muestras de erotismo y canciones que contienen lenguaje sexual, en ocasiones explícito.

Alimentos

El consumo de soya a través de leches o atoles fortificados podría ser una de las causas por las que niñas de entre 7 y 9 años desarrollan antes, debido a que contienen fitoestrógenos, hormona natural de la planta.

Esta relación se explica en el documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) titulado La Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, en donde se indica que “la leche artificial comercial con soya contiene fitoestrógenos, que tienen una actividad similar a la hormona humana estrógeno, la cual tiene la potencialidad de reducir la fertilidad en niños y provocar pubertad precoz en niñas”.

En otro documento de la OMS, titulado State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals-2012 se hace alusión a los disruptores endocrinos, que son sustancias químicas que impactan la salud.

En este estudio, la OMS señala que “la exposición del cerebro en desarrollo a los fitoestrógenos afecta la diferenciación sexual del cerebro, imitando los efectos de los estrógenos, lo que causa alteraciones en el comportamiento reproductivo”.

Según Montenegro, en esta causa se incluye la alimentación con animales cuyo crecimiento rápido se debe a su exposición a las hormonas.

“La situación también tiene que ver con la forma en la que se procesan los alimentos y lo que consumimos”, afirma.

Sin derecho

El psicólogo clínico y neuropsicólogo Marcus Rivera afirma que el abuso sexual constante al que es sometido una niña también puede ser determinante para que ocurra la pubertad precoz.

“Los casos de abuso propician y estimulan que la etapa de menstruación se anticipe en las niñas”, explica el profesional.

La cultura machista que predomina en el país es lo que se refleja en este tipo de abusos, explica Rivera, pues el abusador “busca mantener y obtener el poder”.

“Una niña no está en edad para decidir de forma responsable sobre las relaciones sexuales y esto es atentar contra sus derechos”, señala el psicólogo.

Según Rivera, el 80 por ciento de los perpetradores son familiares: abuelos, tíos o padres, y suelen someter a las víctimas mediante la coacción, amenazas o incluso los juegos, pues hay niñas que no se dan cuenta de que son víctimas del abuso, debido a su desconocimiento o porque lo ven como algo habitual en la familia.

Montenegro afirma que, pese a que las niñas pueden comenzar con esta etapa, ese no es un motivo por el cual deban ser víctimas de violencia sexual y recordó que la legislación guatemalteca tipifica como un delito tener relaciones sexuales con una menor de 14 años.

Educación es clave

Según documentos publicados por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los niños con desarrollo sexual precoz pueden presentar algunos problemas psicosociales, pues desean ser iguales a sus compañeros de la misma edad, pero el desarrollo prematuro puede hacerlos aparecer diferentes.

“Los padres pueden brindarle apoyo a su hijo, explicándole en qué consiste la afección”, indica el documento.

Montenegro agrega a esta recomendación que la educación integral en sexualidad es necesaria, tanto para evitar los abusos como para preparar a las niñas a enfrentar los cambios de la pubertad.

“La educación en sexualidad debería empezar desde el embarazo, a fomentar el autoestima y querer al bebé, sin importar si es hombre o mujer. Una niña de 8 años debería saber cuál es el ciclo menstrual y que nadie puede tocar su cuerpo sin su permiso”, aconseja.

Sin importar su edad, la niña debería estar preparada para la pubertad, según la subdirectora general de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño, Flavia Bustreo.

La experta explica en un blog publicado con anterioridad que “en todo el mundo demasiadas niñas solo aprenden algo sobre la menstruación el mismo día en que tienen el primer periodo. Puede parecer horrible o absurdo que esto suceda, pero muchas no reciben educación sexual y reproductiva. Sus familias, comunidades y escuelas les han fallado”.

  1. La pubertad precoz ocurre cuando los cambios corporales se presentan antes de los 10 años.
  2. En promedio, una niña que no sufre pubertad precoz tiene su primera menstruación —menarquía— entre los 10 y 12 años.
  3. Las niñas que sufren pubertad precoz tienden a ser más bajas de estatura.
  4. Algunos problemas emocionales y de conducta y baja autoestima tienen relación con la pubertad precoz, según estudios internacionales.
  5. Evidencias sugieren que las niñas que desarrollan a más temprana edad tienen mayor riesgo de padecer diabetes, enfermedades del corazón y otras enfermedades cardiovasculares, así como cáncer.
  6. La obesidad expone a las niñas a más estrógenos, pues estos se producen y almacenan en el tejido adiposo.
  7. El estrés también puede ser un factor para que se desarrolle la pubertad temprana. Según la psicología evolutiva, la teoría es que “si la vida es difícil, mejor madurar antes”.