Guatemala

Entidades vulneran derechos de menores

Los menores de edad se ven afectados en sus derechos en contextos de inseguridad, violencia y actuar del crimen organizado, pero además se les percibe como victimarios y responsables por el clima de inseguridad, señala una de las conclusiones del informe Niñez, violencia y crimen organizado, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Plan Internacional.

Por Geldi Muñoz Palala

El documento refleja que esto, en parte, se debe a la falta de políticas integrales por parte de las instituciones estatales para proteger a la niñez y adolescencia, y Guatemala no es la excepción.

En el informe se refiere que los niños y adolescentes son víctimas de distintas formas de violencia y vulneraciones a sus derechos, incluso en sus mismos hogares, en las escuelas y en las comunidades, por parte de adultos, de sus pares y de las fuerzas de seguridad del Estado.

Se indica que las políticas de control y de represión hacia los grupos criminales han llevado en la práctica a frecuentes abusos y arbitrariedades ejercidas por las fuerzas de seguridad del Estado contra los adolescentes.

La CIDH agrega que para los adolescentes que cometen delitos los Estados priorizan la respuesta punitiva y retributiva a través del sistema penal y de la privación de la libertad, en detrimento de los programas de rehabilitación y reinserción social, y los encierra en condiciones muy precarias y expone a situaciones de abuso y violencia en las prisiones. Ello, sin ofrecer los apoyos necesarios para su efectiva reinserción social.

Abusos continuados

En países como Guatemala, los niños son utilizados con frecuencia para actividades relacionadas con el tráfico y venta de drogas y acciones delictivas, mientras que las niñas son víctimas de violencia sexual, muchas obligadas a mantener relaciones forzadas con integrantes de los grupos criminales.

Esmeralda Arosemena de Troitiño, relatora de la Niñez de la CIDH, expresó que el título del informe preocupa porque identifica que los menores enfrentan grandes problemas para su desarrollo al vivir entre la violencia y el crimen.

“El informe, particularmente en Guatemala, hace un planteamiento de la necesidad, de la importancia de atender la situación de niños que entran en conflicto con la ley penal”, dijo.

La relatora aseveró que no se puede atender la justicia mediante la represión. “Los chicos no son los problemas de la inseguridad ciudadana... Tenemos que promover acciones en que la respuesta de los países vayan dirigidas a atender los factores de violencia”, subrayó.

Puntualizó que las erres de resocialización, reintegración y reinserción fracasaron y hay que apostarle a la socialización, integración e inserción de los menores en la escuela, la comunidad y el deporte.