Guatemala

Inversión de remesas genera oportunidad

Migrantes y expertos discuten sobre uso óptimo de  divisas  y retos del país en atención a connacionales.

Por María José Longo

Cientos de familiares de migrantes, retornados, activistas y emprendedores asistieron al Centro Intercultural de Quetzaltenango, donde se realizó ayer y continúa hoy la primera Cumbre de Migrantes y Retornados. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Cientos de familiares de migrantes, retornados, activistas y emprendedores asistieron al Centro Intercultural de Quetzaltenango, donde se realizó ayer y continúa hoy la primera Cumbre de Migrantes y Retornados. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Reginaldo Hassel Marroquín vivió en condiciones de pobreza durante su niñez.  Se vio obligado a migrar a Petén y más tarde emprendió el viaje hacia EE. UU.

Hoy es un agricultor y empresario de El Progreso.  Él asegura que el origen de su éxito es haber reconocido que las remesas son  fuente de desarrollo.

“Son tres tipos de pobreza los que nos hacen migrar: la económica, la espiritual y la intelectual. Es importante no gastar, sino invertir y recuperar el conocimiento nativo de nuestro alimento”, asegura Marroquín.

Este guatemalteco usa las remesas para agricultura regenerativa, con los conocimientos que adquirió en EE. UU.

Marroquín compartió su visión con  migrantes  y sus familias en el primer día del foro Aquí y Allá Somos Comunidad, que se desarrolla en el Centro Intercultural de Quetzaltenango y que termina hoy.

2.2

millones de guatemaltecos  aproximadamente viven en EE. UU., según los registros del Ministerio de Relaciones Exteriores.

“Retornar a Guatemala supone una serie de retos, entre estos la situación económica y la forma de agenciarse de fondos, ya que al volver las personas no tienen un negocio o fuente de empleo”, expuso  Lilian Xec, cuyo padre vive desde hace 12 años en EE. UU.

Según  la abogada Evelyn Leiva, quien radica en EE. UU. desde el 2011, los migrantes que pueden viajar a Guatemala y regresar deben ser el canal para difundir lo que se vive en ese país.

“Tenemos que pensar en remesas inteligentes. Hay casas preciosas construidas por migrantes que lo ven como una inversión, porque el guatemalteco tiene la esperanza de regresar, pero nadie las habita ni las alquilan; entonces, la inversión muere”, enfatizó.

Guatemala recibió en el 2016 US$7 mil millones en concepto de remesas. 

Ayer también se habló de la importancia de los migrantes y las realidades a las que se enfrentan.

Un asistente de la cumbre habla con un familiar en EE. UU., en una cabina que habilitó Tigo para hacer videollamadas durante el foro. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Un asistente de la cumbre habla con un familiar en EE. UU., en una cabina que habilitó Tigo para hacer videollamadas durante el foro. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Acompañamiento

Para Camilo García, de Quiché, es importante que el sacrificio de los familiares que migran sea valorado y aprovechado.   Hace  cinco años, uno de sus sobrinos se fue a Estados Unidos,  y ahora lo apoya económicamente para estudiar.

“Un retornado viene a Guatemala siendo una persona ajena a su país, fuera de contexto, por lo que buscamos la inclusión por el emprendimiento, un trabajo digno”, explicó Héctor Ramos, de la fundación Avina.

US$7 MIL

millones llegaron en el 2016 a Guatemala por concepto de remesas enviadas desde EE. UU. Esta año van US$6 mil 97 millones.

“Al abordar la problemática migrante, falta la visión humanista. Se les considera objetos, como los que envían remesas y ayudan a sus familiares a construir casas o que trabajan para enviar a sus hijos a la universidad, pero ellos son humanos”, dijo Álvaro Ramazzini, obispo de la Diócesis de Huehuetenango.

El prelado aseguró que cuando alguien recibe a un migrante, recibe a Jesús.

“Acoger a los migrantes, integrarlos y protegerlos es hacer la realidad del reino de Dios”, enfatizó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores presentó cifras y proyecciones en las que destaca que en EE. UU. hay una población de guatemaltecos que asciende a dos millones 178 mil 219. La mayoría reside en California, que reúne a un  millón 63 mil.

La actividad concluirá hoy con la exposición de expertos en programas de desarrollo.

La canción guatemalteca hecha por Ishto Juevez y la banda Codigo 502, para los migrates: