Justicia

Roxana Baldetti recontrató a Gustavo Juárez para su defensa

Luego de declararse sin defensa técnica, la ex vicepresidenta contrató al profesional Gustavo Juárez, quien ya la había representado en otro caso penal. El Juzgado debe fijar fecha para continuar el proceso.

Por Jerson Ramos

Roxana Baldetti en el Juzgado de Mayor Riesgo C, en la audiencia de fase intermedia de los implicados del caso Agua Mágica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Roxana Baldetti en el Juzgado de Mayor Riesgo C, en la audiencia de fase intermedia de los implicados del caso Agua Mágica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El abogado entregó un memorial firmado por Baldetti al Juzgado C de Mayor Riesgo para hacerse cargo de la defensa de la acusación que señala a la ex vicemandataria como autora del negocio que pretendía compra una fórmula química para descontaminar el Lago de Amatitlán.

La contratación se da luego de la suspensión de la audiencia donde el Ministerio Público presentaría la acusación formal a los implicados en el caso conocido como Agua Mágica, el pasado 27 de septiembre.

El Juzgado concedió plazo hasta ayer para que Baldetti consiguiera un nuevo representante para su defensa en lo que la implica como supuesta líder del fraude por Q137.8 millones.

“Hay abogados que me han pedido –la defensa- pero no se lo daré a cualquiera”, explicó en esa audiencia Baldetti sobre la ausencia de un representante legal.

Juárez ya había representado a Baldetti en el caso Cooptación del Estado, sin embargo, es reconocido por su colaboración en procesos que ha habido en contra de futbolistas.

El nuevo defensor

Los últimos casos en los que ha ejercido defensa han sido a favor de Guillermo Ramírez, Gustavo Cabrera y Johny Flores, acusados de haber recibido sobornos cuando jugaban en la selección nacional.

Además a Marco Ciani, luego de un accidente de tránsito en el que murió un menor y varios quedaron heridos.

Juárez figuró también como abogado del exalcalde de Chinautla, Arnoldo Medrano, quien fue señalado por investigaciones de malversación de fondos por Q1.8 millones.

El exjefe edil fue acusado de la contratación de una empresa para cobrar el Impuesto Único Sobre Inmuebles (IUSI), en ese municipio.