Política

Clientelismo golpea atención en Salud

Una de las debilidades descritas en el quinto informe del programa  Ventana de los Mil Días,  monitoreado por  la Alianza por la Nutrición, de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa),  es la falta de capacitación y compromiso de las personas que laboran en el primer nivel de atención en salud.

Por Geldi Muñoz Palala y Jessica Gramajo

Las personas que buscan servicios de Salud en el interior a menudo deben enfrentarse a la ineficiencia de personal contratado por deuda política. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Las personas que buscan servicios de Salud en el interior a menudo deben enfrentarse a la ineficiencia de personal contratado por deuda política. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El monitoreo se efectuó del 11 de febrero al 1 de marzo últimos, en los 299 puestos de Salud, en 81 municipios priorizados de Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz y Chiquimula.

Luego de la presentación del informe se  desarrolló un panel para analizar la importancia del recurso humano en el primer nivel de atención en salud.

Adonay Cajas, coordinador técnico de la Alianza por la Nutrición, señaló que persiste el desafío de la prestación de los servicios  en forma continua, ya que solo el 88.9 por ciento de los puestos de Salud estaban abiertos el día de la visita.

En cuanto al abastecimiento, Cajas señaló que a los insumos que se les  debe poner mayor atención son  los micronutrientes o chispitas, albendazol o desparasitante  y vitamina A, porque se detectó un déficit.

Acerca del recurso humano, el coordinador señaló que se debe procurar que este conozca las normas del programa la Ventana de los Mil Días, en especial, auxiliares de enfermería y  comadronas, ya que   representan el  78  y 71.4 por ciento de quienes atienden en puesto de Salud.

“En estas dos personas descansa la responsabilidad de la atención primaria en salud, y hay que darle énfasis y dedicarle mayor atención”, indicó.

El monitoreo reveló que a este personal le falta  conocimiento, lo cual podría deberse a la rotación y contratación temporal, aunque la mayoría dijo que tiene de dos a cuatro años de laborar en el Ministerio de Salud.

En decadencia

“El conocimiento en las normas para la consejería de la Ventana de los Mil Días ha venido decayendo. El Ministerio debe fortalecer sus procesos de capacitación, monitoreo y  evaluación”, dijo Cajas.

Respecto del registro y control de las mujeres embarazadas, el experto señaló que el personal de Salud en el primer nivel de atención no le da importancia ni prioridad a la información y atención, porque el 7.8  y 8.3 por ciento  proporcionó una dosis de las tabletas de hierro y ácido fólico distintas a las que recomiendan las normas  establecidas.

Además, al  16.8 por ciento de las mujeres que sufrieron complicaciones durante el embarazo no se les dio  seguimiento.

De acuerdo con la Alianza, en el esquema de vacunación, existe descontrol en la información de los carnés de los niños y  de los puestos de salud.

Cajas explicó que en el esquema completo de vacunación encontraron que el anterior monitoreo pasó de 18.5 a 35 por ciento en marzo de este año, lo cual implica que se ha mejorado pero se debe acelerar el paso.

Édgar González, viceministro de Salud, reconoció que una debilidad de la dependencia es  que el 60 por ciento de las personas contratadas lo  están en forma temporal, lo cual complica la relación laboral, ya que no se les puede asignar ciertas responsabilidades o existe   temor  en el personal de aceptarlas.

Carmen Salguero, coordinadora del eje de solidaridad de Mejoremos Guate, enfatizó que esa cartera debe regirse en base a meritocracia.  “Debemos exigir que se cumpla la Ley de Servicio Civil, debemos promover los puestos para que el funcionario pueda hacer carrera con base a esa ley, deben existir y debemos exigir que cumplan políticas claras en materia de recursos  humanos. El Ministerio de Salud debe dejar de ser la bolsa de empleo de los políticos de turno”, enfatizó.

Salud

No reciben  vitamina A

La ministra de Salud, Lucrecia Hernández, aseguró que el suministro de  vitamina A a niños se ha complicado porque   dependen de las donaciones de una agencia internacional.

Al finalizar una citación con la Comisión de Salud en el Congreso, la funcionaria indicó que toman medidas para que el Ministerio compre las vitaminas,  debido a que hay desabastecimiento en algunas presentaciones, lo cual ha dificultado la entrega.

La vitamina A  es necesaria para   evitar enfermedades de  la piel, la visión y el cabello en los menores. La ministra afirmó que    esperan solucionar el problema pronto.