Política

Postura del Ejecutivo por contrato de lobby es dispersa

Desde la semana pasada, diversos funcionarios del Gobierno Central se han pronunciado acerca del contrato de cabildeo que el excomisionado presidencial del Migrante, Claus Marvin Mérida, firmó con una compañía de EE. UU., pero las opiniones no han ido en una sola dirección.

Por Geovanni Contreras

Marvin Mérida, excomisionado de Jimmy Morales, con rango de embajador, firmó un contrato de lobby con una empresa de EE. UU. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Marvin Mérida, excomisionado de Jimmy Morales, con rango de embajador, firmó un contrato de lobby con una empresa de EE. UU. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

El vicepresidente Jafeth Cabrera fue uno de los primeros, al asegurar que el gobierno debería demandar esa acción para que no se vuelva a cometer.

El canciller Carlos Raúl Morales también dijo que se había dirigido una carta al Ministerio Público para informar de la situación y que analizara si había algún indicio de delito.

Después, el lunes, después de concretarse la unión aduanera con Honduras, el mandatario Jimmy Morales aseguró: “Eso ya se le entregó a la Procuraduría General de la Nación para que haga los estudios. Si hay alguna situación que demandar, y de acuerdo al estudio legal que ellos determinarán, será la PGN la que tenga que hacer eso”.

Asimismo, este martes, el vocero presidencial Heinz Hiemann afirmó que la PGN tiene autonomía y debe actuar de oficio en situaciones que considere, establecer análisis para ver si procede, como Estado, demandar.

También indicó que el vicepresidente se refería a que, como Ejecutivo, no se considera hacer algún tipo de demanda.

Hiemann dijo desconocer si el mandatario dio alguna instrucción a la PGN al respecto.

El vocero presidencial comentó después: “No, No es de oficio. A lo que me refiero con decir de oficio, es que los analistas deben de considerar si cabe o no -demanda-. Si cabe, deberán de hacerlo de oficio, si no cabe sencillamente lo archivan”.

Por último, Hiemann aseguró que la Presidencia no planteará ninguna demanda. “No es competencia porque es del Estado de Guatemala. Sobre todo en temas de Relaciones Exteriores se caracteriza como Estado de Guatemala”, agregó.

Mérida firmó un contrato con la empresa estadounidense Barnes & Thornburg en abril último, con la dirección de la Casa Presidencial, con el fin de "mejorar la comunicación" entre los organismos de ambos países.