Política

Fondos públicos pagan gustos de diputados

Se ha erogado Q16.7 millones en dietas y gastos de representación, los recursos son de caja chica y se inclinan por cortes finos.

Por Jessica Gramajo

Los gustos de los diputados han sido pagados con fondos públicos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los gustos de los diputados han sido pagados con fondos públicos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Desde un filete de entraña hasta cebiches y caldo de huevos son parte de  los gastos por los que debe  pagar el Congreso, pues son los gustos que algunos diputados se permiten a través de los fondos rotativos.

Entre las facturas de los gastos que reportan las bancadas, comisiones de trabajo y autoridades del Congreso, sobresalen los gustos peculiares  de los congresistas.

En uno de los documentos, a los que tuvo acceso Prensa Libre por medio de la Unidad de Acceso a la Información, se refleja un gasto por Q520.25 que pagó Carlos Chavarría, presidente de la Comisión de Integración Regional, y que debió desembolsar el Congreso. En el detalle de consumo se establece que se pagaron Q194.50 por 12 onzas de entraña y Q193.50 por el corte vacío. El gasto se justifica como: reunión de trabajo.

La mayoría de los fondos rotativos se utilizan en combustible para vehículos y alimentos para personas. De acuerdo con el Sistema de Contabilidad Integrada para las entidades descentralizadas (Sicoindes), por el último rubro se ha erogado hasta julio Q1.3 millones y se tiene pendiente de pagar Q1.3 millones más.

Por la renovación del servicio de cable satelital Sky, la Dirección Administrativa pagó Q1 mil 252.82 con los fondos rotativos.





En una de las facturas de esta dirección se revelan compras de miel, aceite y galletas. En otra hay queso, leche y bebidas carbonatadas.

La Dirección Legislativa reporta varios gastos en el restaurante Delicatessen La Estancia, para atender a jefes de bloque.

Dietas

En cinco meses, el Congreso ha erogado Q16.7 millones en dietas y gastos de representación. Estos los reciben los diputados como parte de su sueldo y corresponden a las asistencias a las comisiones y plenarias. Los integrantes de junta directiva reciben un pago extra igual que los jefes de bloques.

Solo en dietas se gastaron Q12 millones 180 mil 884, mientras que en gastos de representación fue Q4 millones 529 mil 343.

Las dietas por plenaria para los diputados son de Q9 mil 600, y los gastos de representación son de Q5 mil. Sin embargo, los directivos tienen una cuota extra de Q15 mil para los viecepresidentes, Q10 mil para los secretarios y Q20 mil para el Presidente.

En el caso de Mario Taracena, presidente del Congreso, recibe un salario mensual de Q44 mil 150, pues además de su salario —Q9 mil 600—, percibe Q9 mil 600 de dietas por asistencia a las plenarias y Q25 mil en gastos de representación.





Bares y restaurantess

Reportan reuniones de trabajo

El diputado de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, Walter Felix, cobró una factura por consumo en el  Bar Granada, ubicado en la zona 1. Según el reporte, sostuvo una reunión de trabajo en el lugar.

Mientras que el exjefe del bloque Todos, Mynor Cappa, solicitó el reembolso de varios gastos en el bar y restaurante Los Pacos.

El Adobe se convirtió en otro  punto de reuniones de los congresistas, pues la mayoría reporta gastos allí.

Trabajadoras hacen denuncia en la PDH

Trabajadoras del Congreso acudieron ayer a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) para denunciar acoso y hostigamiento laboral.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Congreso de la República, Alfredo Tumax, aseguró que piensan presentar un antejuicio contra el presidente de ese organismo, Mario Taracena, por abuso de autoridad.

Varias trabajadoras afirman que se  sienten hostigadas y  que algunos diputados se han aprovechado de la circunstancia y les han pedido “actos indecorosos” para mantener su plaza.

Teme envenenamiento 

Emilio Dávila, director del Congreso,  denunció que podría haber sido envenenado  y que ha recibido amenazas de muerte.

Los hechos ocurrieron la semana pasada, aunque fueron denunciados hasta ayer. Dávila indicó que se sintió mal y tuvo problemas cardiacos, por lo que acudió a un centro asistencial. Días después, el médico le comentó que los análisis estaban en buen estado y que podría tratarse de algún medicamento. Agregó que no se  practicó ningún examen toxicológico, por lo que desconoce qué sustancia habría consumido.