Pero este cuervo vanidoso

Pero este cuervo vanidoso

Opinión

El hombre ha depositado lo más asqueroso de sí en una víbora, un cerdo, una rata, porque para mirarse necesita proyectar su desdicha en otro. Ese “otro” es un animal inocente, ajeno a los atributos sociales encomendados. Lucifer cabalgando sobre una bestia de siete cabezas y babeando larvas es apenas un espejo de la desgracia terrenal, de personas, pues todo lo nocivo atribuido a los animales, reales o imaginarios, es humano. Por eso, decir que una raza de víboras nos gobierna es apenas un acercamiento, un reflejo. Se querría decir la verdad, pero sonaría ruda. La bestialidad es, pues, mero eufemismo.

#gastos millonarios