Política

Presidente presiona al Congreso para aprobar más deuda

En su segunda comparecencia ante la prensa en una nueva modalidad, Jimmy Morales insistió en la necesidad de que el Congreso apruebe la emisión de Q1 mil 633 millones en Bonos, porque de lo contrario se compromete el funcionamiento del Organismo Judicial (OJ), Ministerio Público (MP) y la Universidad de San Carlos (Usac).

Por Geovanni Contreras

El Presidente Jimmy Morales durante la conferencia de prensa en el Palacio Nacional de la Cultura. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
El Presidente Jimmy Morales durante la conferencia de prensa en el Palacio Nacional de la Cultura. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Morales, que se hizo acompañar de representantes del OJ, MP y la Usac, dijo que es en el Congreso donde se deben agilizar los trámites y aprobar el endeudamiento, que servirá para financiar el Presupuesto 2016 y las obligaciones del Estado con esas tres entidades.

“Podemos decir que el funcionamiento de estas instituciones está hoy en manos de la voluntad política de los señores diputados”, dijo Morales en el Salón Banderas del Palacio Nacional de la Cultura.

Silvia Valdez, presidenta en funciones del OJ, dijo que el actual presupuesto es insuficiente para el funcionamiento de todo el año; con los recursos actuales solo se podría garantizar hasta agosto.

Por su parte, Mayra Veliz, secretaria general del MP, también se sumó a la petición de Morales y dijo que esa institución espera que el Congreso permita el cambio de la fuente de financiamiento de Q490 millones, y con esto se pueda garantizar la operación del ente investigador durante todo 2016, y ampliar su presencia en los 340 municipios.

Morales hizo la solicitud formal ante el Congreso de la aprobación de los Bonos por más de Q1 mil millones, además de las modificaciones presupuestarias, el pasado lunes, sin embargo, el presidente del Legislativo, Mario Taracena, dijo que será en la instancia de jefes de bloques que se defina la agenda legislativa y su prioridad.





Morales cuestionado

En una atípica conferencia de prensa, Morales también defendió la donación de medicamentos e insumos médicos, y aseguró que nunca ha llegado un producto vencido a los hospitales.

Afirmó que menos del 10 por ciento de lo donado se devolvió porque ya habían caducado. También anunció que se está esperando una segunda donación de unos Q50 millones de fármacos, ahora con procesos de certificación para garantizar su fecha de vencimiento y eficacia.

Los medicamentos vencidos que fueron devueltos habían sido donados por la Fundación Esperanza de Vida, pero que no fue mala voluntad de esa entidad.

Las respuestas de Morales fueron, por momentos esquivas, en otros casos directas, y en más de una ocasión en tono molesto, ante la insistencia de la prensa de ahondar en temas como medicamentos, declaración de probidad y las designaciones de sus funcionarios.

Esta es la segunda vez que el gobernante se dirige a los periodistas en esta nueva modalidad de brindar una conferencia de prensa cada diez días.

Morales y su equipo de comunicación recurrió a audios de entrevistas y conferencias previas para responder algunas preguntas de la prensa, al intentar explicar que eran temas que “ya había respondido”.

El Presidente también intentó limitar el tiempo y cantidad de preguntas durante la conferencia, al decir: "Mirá cuántas preguntas son, cuántos servidores estamos acá. Este tiempo serviría para poder servir a la población. Te imaginás si empezamos con repreguntas, no terminamos".

En consecuencia, reporteros de Plaza Pública y Guatevisión le hicieron ver que limitar las repreguntas era enviar un mal mensaje, a lo que Morales respondió que había respondido todas las dudas.

Cuando se le pidió explicación por el nombramiento de tres allegados con poca o nada de experiencia en sus campos, Morales expresó: “Si por cada nombramiento que hagamos vamos a tener que estar dando alguna explicación… Son como 400 mil… no sabemos. Creo que con eso está respondida su pregunta”.

En las redes sociales comenzaron las comparaciones de que eran tácticas utilizadas por la exvicepresidenta Roxana Baldetti para defenderse o evadir preguntas.