Internacional

Agentes de EE. UU. acusados de abuso a residentes en frontera

Defensores de los inmigrantes presentaron una queja ante el Departamento de Seguridad Nacional contra agentes fronterizos por el trato que dan a la gente que vive en Texas y Nuevo México, fronterizos con México. 

Por Nuevo México/AP

La queja es en contra de los agentes fronterizos que cubren Texas y Nuevo México. (Foto Prensa Libre: AP).
La queja es en contra de los agentes fronterizos que cubren Texas y Nuevo México. (Foto Prensa Libre: AP).

Una coalición de grupos defensores denunció que agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza  (CBP, en inglés) , han cometido abusos contra al menos 13 residentes, incluidas personas que los agentes acusaron falsamente de practicar la prostitución y confiscaron sus documentos oficiales sin ningún motivo.       

En la denuncia presentada ante la oficina del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional, los defensores dijeron que los agentes utilizaron fuerza excesiva, abuso verbal, cateos humillantes e intimidación para forzar a los individuos a renunciar a sus derechos.      

Caso

  • En el 2014, una denuncia indica que agentes forzaron a Michelle Fierro, de 25 años y con ocho meses de embarazo, a esperar en un auto durante seis horas en el paso fronterizo de Santa Teresa, New Mexico, mientras su cuñado era interrogado.

La queja indica que los agentes han acosado a personas que cruzan la frontera con documentos legales y los amenazan con tomar represalias cuando los afectados prometen presentar denuncias.       

En un caso en particular, agentes acusaron falsamente el año pasado a Amanda Rodríguez Varela, de 51 años, una activista de derechos de las mujeres en Ciudad Juárez, México, de ser una sexoservidora e insinuaron que padecía una enfermedad de trasmisión sexual antes de detenerla en la entrada fronteriza Paso del Norte en El Paso, dice la denuncia.      

“Agentes de CBP amenazaron con presentarle cargos criminales por prostitución y menospreciaron su trabajo a favor de la igualdad de género. Uno dijo que su trabajo era una  pérdida de tiempo”, dice el documento.

La denuncia dice que Varela fue forzada a firmar un documento en inglés que los agentes luego modificaron para decir que era una prostituta, afirmación que ella niega rotundamente”.      

En un caso del 2014, una denuncia indica que agentes forzaron a Michelle Fierro, de 25 años y con ocho meses de embarazo, a esperar en un auto durante seis horas en el paso fronterizo de Santa Teresa, Nuevo México, mientras su cuñado era interrogado.

“Cuando agentes de la CBP poco profesionales o categóricamente crueles humillan, discriminan y abusan física o verbalmente de la gente, su maltrato y falta de responsabilidad ofende los valores estadounidenses de igualdad y justicia”, Cynthia Pompa.

El cuñado tenía una visa vigente, pero a Fierro, ciudadana estadounidense, se le negó agua, comida y el uso de su celular, dice la denuncia. “Fierro sufrió diabetes gestacional y después su médico le diagnosticó deshidratación como resultado de la prolongada detención”.       

Un vocero de la oficina del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional no ha respondido un email de Associated Press para comentar al respecto.      

Según un comunicado publicado en el sitio web de la CBP, el comisario R. Gil Kerlikowske dirige a la agencia hacia una implementación más responsable y transparente del control y la integridad de la fuerza laboral.       

“Bajo la dirección del comisario, la CBP comisionó una revisión independiente de las quejas hacia la CBP y sistemas disciplinarios en septiembre del 2014 para mejorar la responsabilidad y transparencia de la agencia en estas áreas”, dice el comunicado.       

La Unión Americana de Libertades Civiles del Centro Regional de Derechos Fronterizos de Nuevo México y otros grupos en el estado y Texas exigen que se investiguen las acusaciones.      

“Cuando agentes de la CBP poco profesionales o categóricamente crueles humillan, discriminan y abusan física o verbalmente de la gente, su maltrato y falta de responsabilidad ofende los valores estadounidenses de igualdad y justicia”, dijo Cynthia Pompa, organizadora de campo en el Centro Regional de Derechos Fronterizos.

  • VIDEO/ARCHIVO