Internacional

Aprobación de gestión de Rousseff llega al 10 % en medio de la crisis

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sigue sin respiro: su aprobación de su gestión entre la población es de apenas un 10%, según un sondeo divulgado este miércoles.

Por Brasilia/AFP

 Dilma Rousseff enfrenta baja popularidad de su mala gestión.
 Dilma Rousseff enfrenta baja popularidad de su mala gestión.

Sumida en una crisis profunda que recorre desde la política hasta la economía, el estudio de CNI/Ibope -uno de los más seguidos en el país- reveló que el 69% de los ciudadanos evalúa su gestión como mala o pésima y un 21% como regular, en línea con la encuesta precedente que registró un derrumbe a mínimos históricos.

A poco de haber iniciado su segundo mandato en enero, Rousseff se convirtió en la presidenta más impopular desde que volvió la democracia al mayor país latinoamericano. Las revelaciones del desvío de miles de millones de dólares de la estatal Petrobras y un derrumbe de la economía que arrojó al país a una recesión agotaron rápidamente su capital político.

El sondeo indica que la caída desenfrenada de su respaldo popular se detuvo, pero sin alejarse de los peores registros históricos para una figura presidencial.

    “La popularidad de la presidente Dilma se mantuvo inalterada entre junio y septiembre. Ninguno de los indicadores del estudio presenta una variación mayor que el margen de error” , señaló CNI/Ibope,

“La popularidad de la presidente Dilma se mantuvo inalterada entre junio y septiembre. Ninguno de los indicadores del estudio presenta una variación mayor que el margen de error” , señaló CNI/Ibope, que detalló que los números empeoraron entre la población más joven y se fortalecieron levemente entre la de mayor edad.

“Perder popularidad en el inicio del segundo mandato no es novedad, pero la caída de la presidenta Dilma fue más intensa” , que la de quienes la precedieron en el cargo, agregó la firma.

A la hora de calificar específicamente la “manera de gobernar”  de esta economista de 67 años, el 82% de las personas sondeadas dijo desaprobarla, el 14% la avaló y el restante 3% no respondió  (el 1% que falta es parte del "redondeo" del trabajo) .

La desconfianza de la población en Rousseff alcanza el 77%, reflejo de la frustración que genera un gobierno rotulado de izquierda que hizo de las reivindicaciones sociales y la ética sus banderas desde que llegó al Palacio de Planalto en 2003 con Luiz Inácio Lula da Silva, y que en 2015 empuja un ajuste fiscal ortodoxo y es permanente blanco de acusaciones de corrupción.

El 82% de los consultados considera que el segundo mandato consecutivo de Rousseff comenzado el 1 enero es peor que el anterior, y el 63% espera que el resto del mandato hasta 2018 será malo.

Uno de los capítulos más oscuros para el Gobierno, de acuerdo con el sondeo, es su política impositiva, que fue desaprobada por el 90% de los consultados.