Internacional

El Salvador recibirá US$65 millones de EE.UU. para evitar migración de menores

El Gobierno salvadoreño recibirá unos 65 de los 750 millones de dólares aprobados por el Congreso estadounidense para contrarrestar la migración de niños y adolescentes centroamericanos, a través del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, informó el lunes una fuente oficial.

Por San Salvador/EFE

 Roberto Lorenzana, secretario técnico de la Presidencia de El Salvador.
 Roberto Lorenzana, secretario técnico de la Presidencia de El Salvador.

El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, explicó que durante una reunión sostenida la semana pasada entre los mandatarios de El Salvador, Honduras y Guatemala, y el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, se determinó la distribución de los fondos.

Lorenzana manifestó que para El Salvador fueron asignados unos US$65 millones, 98 para Honduras y 112 a Guatemala.

“Los países vamos a empezar a prepararnos, tenemos una reunión técnica en las próximas semanas los tres países, justamente para definir cuáles son  los proyectos que vamos a proponer para una nueva cooperación en el 2017”, manifestó Lorenzana.

No obstante, el funcionario explicó que unos US$400 millones están destinados a la cooperación regional, a los que los países del Triángulo Norte pueden aplicar.

“Hay que decir que los gobiernos no van a recibir ese dinero”  directamente, sino que la Agencia de Cooperación de los Estados Unidos ejecutará los proyectos “con base en los planes que hemos acordado los tres países  en el Plan de la Alianza para la Prosperidad”, sostuvo Lorenzana.

Añadió que Biden exhortó a los tres presidentes a preparar una nueva gestión presupuestaria para el 2017.

“Los países vamos a empezar a prepararnos, tenemos una reunión técnica en las próximas semanas los tres países, justamente para definir cuáles son  los proyectos que vamos a proponer para una nueva cooperación en el 2017”, manifestó.

El Plan Alianza para la Prosperidad es una iniciativa impulsada por los países del Triángulo Norte que ha contado con el apoyo y respaldo de Estados Unidos y que cuenta con una secretaría técnica dirigida por el Banco Interamericano de Desarrollo  (BID) .

La iniciativa fue creada en el 2014 ante la emergencia derivada por el incremento en el flujo irregular de niños y adolescentes que migran a Estados Unidos.