Internacional

Ex primer ministro israelí Olmert ingresa en prisión por corrupción

El ex primer ministro Ehud Olmert ingresó el lunes en el centro penitenciario de Ramleh para cumplir una pena de 19 meses por corrupción, lo que lo convierte en el en el primer exjefe de gobierno israelí en ingresar en prisión.

Por Jerusalén/EFE/AFP

<span class="hps">Ehud</span> <span class="hps">Olmert,</span> <span class="hps">ingresa en prisión</span> <span class="hps">para</span> <span class="hps">comenzar su sentencia</span><span>.</span>
Ehud Olmert, ingresa en prisión para comenzar su sentencia.

Olmert, de 70 años y jefe de gobierno entre el 2006 y el 2009, fue condenado a 18 meses por haber cobrado sobornos cuando era alcalde de Jerusalén, entre 1993 y el 2003. A esta pena se añade otro mes de prisión por obstrucción a la justicia.

Olmert llegó a la prisión acompañado por guardias de seguridad interior que le acompañaban en su calidad de ex primer ministro pero luego entró sólo.

Este mismo lunes, antes de ingresar en prisión, Olmert publicó un vídeo en el que negó su culpabilidad.

El político añadió que entraba en prisión “con gran pesar”  y expresó que “ningún ciudadano está por encima de la ley” .

El ex primer ministro abandonó por la mañana su residencia en la localidad de Motza, aledaña a Jerusalén, para desplazarse a la prisión de Maasiyahu, a las afueras de Tel Aviv, en la que estará rodeado de excepcionales medidas de seguridad y donde ingresó flanqueado por tres escoltas, según imágenes difundidas por medios locales.

Pendiente aún de otros dos procesos, Olmert cumplirá por ahora una condena de 19 meses  (18 de un caso y uno adicional de otro) , y lo hará en una cárcel por la que ya han pasado otros políticos, entre ellos el ex presidente Moshé Katsav -condenado por delitos sexuales- y varios ministros.

Menos de siete años han transcurrido desde que se vio obligado a dejar la jefatura del Gobierno de Israel en 2009 al destaparse varios casos de corrupción y las consiguientes pesquisas policiales, pero aún es considerado una “persona protegida” , cuyos contactos y entorno deben seguir estando bajo supervisión.

El pasado miércoles un tribunal le condenó a un mes adicional de castigo de privación de libertad por haber tratado de convencer a la que fuera su secretaria y confidente, Shula Zaquen, de que no testificara contra él en uno de los juicios por corrupción.

Esa pena se sumaba a los 18 meses a los que el Supremo refrendó en diciembre pasado por su parte en la trama conocida como “Holyland” , un complejo de viviendas de lujo en Jerusalén que fue aprobado durante su época como alcalde de la ciudad.

En un principio condenado a seis años, los magistrados le rebajaron al final la pena tras considerar que sólo quedaba demostrado que había recibido 60 mil shékels  (unos 15 mil 463 dólares) en concepto de cohecho.

Al ex primer ministro, que heredó el gobierno de manos de Ariel Sharón y dirigió Israel desde el 2006 a el 2009 al frente del partido de centro Kadima, aún le quedan dos expedientes judiciales, el principal de ellos el llamado “caso Talansky” , por el que ya ha sido declarado culpable y condenado a otros ocho meses.

De acuerdo a lo que diga el Supremo, Olmert podría ver ampliada aún más su estancia en prisión.