Internacional

Hillary Clinton y demócratas critican a Obama por deportaciones

Una parte del Partido Demócrata de Estados Unidos criticó vivamente al presidente Barack Obama después de una ola de redadas de inmigrantes ilegales originarios de Centroamérica para su posterior expulsión.

Por Washington DC/AFP

Hillary Clinton precandidata presidencial  del Partido Demócrata.
Hillary Clinton precandidata presidencial  del Partido Demócrata.

Las autoridades estadounidenses anunciaron la semana pasada el arresto de 121 adultos y niños en situación irregular, principalmente en Texas,  Georgia y Carolina del Norte. Esas familias llegaron al país a partir de mayo de 2014 y están bajo una orden de deportación.

“La ejecución de nuestras leyes sobre la inmigración debe hacerse con humanidad y según los procedimientos regulares, y es por ello que estimo que es necesario parar las redadas que apuntan a comunidades de inmigrantes”, declaró el lunes Hillary Clinton, candidata a las primarias demócratas rumbo a las presidenciales de noviembre.

“La ejecución de nuestras leyes sobre la inmigración debe hacerse con humanidad y según los procedimientos regulares, y es por ello que estimo que es necesario parar las redadas que apuntan a comunidades de inmigrantes”, declaró Hillary Clinton

En el Congreso, ante el cual Barack Obama pronunciará por la noche su último discurso sobre el estado de la Unión, 135 representantes demócratas enviaron el martes una carta llamando a suspender inmediatamente estos operativos.

“Condenamos enérgicamente las recientes operaciones del departamento de Seguridad Interior contra madres e hijos refugiados de El Salvador, Honduras y Guatemala”, escriben en la misiva.

De estos tres países son originarios muchos inmigrantes clandestinos en los últimos años a través de la frontera con México.

En el 2014, cuando una ola de menores de edad sin compañía provocó una crisis política en Estados Unidos, los republicanos acusaron a la Casa Blanca de laxitud y enterraron un proyecto de regularización de unos 11 millones de sin papeles ya en ese país.

“Llamamos a suspender inmediatamente la operación hasta que estemos seguros de que ninguna madre o niño será enviado a un país donde corran riesgo de persecución, tortura o muerte”, piden los demócratas.

La Casa Blanca reiteró su política migratoria, de promover las regularizaciones de los ilegales con mayor antig edad en el país, los niños, al pedir a las fuerzas del orden que se concentren en la expulsión de aquellos con antecedentes judiciales o los que llegaron recientemente.

Temor provoca redadas

Un aumento en las familias y niños no acompañados que llegan de Centroamérica a la frontera sureña de Estados Unidos ha despertado el temor a otra crisis fronteriza como la que dominó las noticias nacionales durante el verano del 2014.       

“Llamamos a suspender inmediatamente la operación hasta que estemos seguros de que ninguna madre o niño será enviado a un país donde corran riesgo de persecución, tortura o muerte”, piden los demócratas.

Eso podría alimentar la campaña del aspirante a la candidatura republicana a la presidencia Donald Trump y crear problemas para la precandidata demócrata Hillary Clinton y el presidente Barack Obama.       

Este otoño llegaron de Centroamérica a la frontera más del doble de familias y menores sin acompañante que el año pasado, según los últimos datos.

Las cifras podrían subir aún más a partir de febrero y principios de la primavera, cuando suelen aumentar las llegadas, y quizá eclipsar los números que produjeron la crisis del 2014.       

Estas preocupaciones fueron un factor para que el Departamento de Seguridad Nacional, en estrecha colaboración con la Casa Blanca, iniciara una serie de redadas contra migrantes en varios estados durante las fiestas de fin de año, reuniendo a 121 personas para deportación.

En algunos casos, las detenciones se hicieron durante redadas sorpresivas de madrugada que sembraron el miedo en las comunidades migrantes y enfurecieron a algunos aliados demócratas del presidente.