Internacional

Imagen de niño refugiado que se solidariza con Bruselas conmueve en redes

La fotografía de un niño refugiado que se solidariza con las víctimas del atentado terrorista en el aeropuerto internacional de Bruselas, Bélgica, y el de la estación de metro del barrio de las instituciones europeas, que hasta el momento ha causado la muerte de 34 personas y dejado más de 200 heridos, se ha vuelto viral en las redes sociales.

Por Redacción/AFP/EFE

El niño expresa su solidaridad con las víctimas de los ataques terroristas en Bruselas en la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de Idomeni. (Foto Prensa Libre: AFP).
El niño expresa su solidaridad con las víctimas de los ataques terroristas en Bruselas en la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de Idomeni. (Foto Prensa Libre: AFP).

El niño integra un campamento improvisado en la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de la localidad de Idomeni y con ayuda de un cartel expresa su solidaridad con las víctimas de los atentados terroristas en Bruselas.

La imagen cobró relevancia en Twitter en donde se viralizó la frase "Sorry for Brussels" y ha sido compartida miles de veces.

El momento fue capturado por varios fotógrafos que se encontraban en el lugar de una protesta de los refugiados en donde también se observó a varios niños con leyendas pintadas en su cuerpo para condenar los atentados.

El drama de los refugiados
2946002.jpg

  • El número de refugiados en Grecia es actualmente de 52 mil 200 personas.
  • Una cuarta parte de ellos están bloqueados en Idomeni, localidad del norte de Grecia fronteriza con Macedonia.
  • La frontera entre ambos países está cerrada desde hace varios días. (Foto Prensa Libre: EFE).

Miles de usuarios de Twitter han utilizado la imagen para condenar la criminalización de los refugiados quienes huyen de la misma violencia que el martes golpeó a Bruselas.

La vida en Idomeni 

La vida en Idomeni es una cola continúa, para el reparto de comida, para la clínica médica, para la asistencia legal. Voluntarios de toda Europa han llegado hasta Grecia para hacer posible la vida en esta tierra de nadie.

En Idomeni hay a la fecha, según fuentes oficiales, 13 mil 250 personas.

La presencia gubernamental es mínima, prácticamente se reduce a unos cuantos policías que organizan el tráfico, se aseguran de que nadie cruce al lado macedonio de las vías del tren y reparten folletos pidiendo a los refugiados que se resignen y se acojan al sistema de reubicación.

La mayoría del trabajo lo realizan organizaciones no gubernamentales y voluntarios independientes. Son también ellos los que tienen que responder a las dudas de los refugiados, aunque no tengan las respuestas.

El trabajo más llamativo es el que lleva a cabo Médicos Sin Fronteras, que con excavadoras y voluntarios está levantando enormes carpas, con suelo de PVC y literas.

Tienen capacidad para unas 200 personas cada una, que son elegidas por los miembros de la oenegé de entre los más vulnerables del campo: mujeres embarazadas, personas enfermas, ancianos y niños.