Asistimos a la caída de nuestros mitos

Opinión

América no fue descubierta, fue inventada. Esto es lo que sugiere el historiador Edmundo O’Gorman. Inventada, porque en el momento en que fuimos invadidos Europa se sentía atrapada  en su propia prisión medieval, construida con las piedras de la escolástica y el geocentrismo, “dos visiones jerárquicas de un universo arquetípico, perfecto, incambiable aunque finito, porque era el lugar de la Caída”. (Carlos Fuentes, La gran novela latinoamericana).