Internacional

México: manifestantes atacan fiscalía por desaparición de 43

Un grupo de estudiantes causó destrozos este lunes en las instalaciones de la fiscalía de Guerrero, sur de México, a pocos días del primer aniversario de la desaparición de los 43 alumnos de la escuela de maestros de Ayotzinapa.

Por Chilpancingo/AFP

Un estudiante con el rostro cubierto causa destrozos este lunes en el interior de la Fiscalía. (Foto Prensa Libre: EFE).
Un estudiante con el rostro cubierto causa destrozos este lunes en el interior de la Fiscalía. (Foto Prensa Libre: EFE).

Estudiantes, manifestantes y familiares de los desaparecidos llegaron a la sede de la fiscalía en Chilpancingo, capital de Guerrero, para realizar una protesta en la que colocaron fotografías de los jóvenes en los ventanales de la dependencia.

Después, un grupo de jóvenes irrumpió en la fiscalía y causaron destrozos en equipos de cómputo, cámaras de vigilancia y papelería de varias oficinas de la dependencia. También causaron destrozos a cuatro vehículos.

“Las protestas de hoy son para demandar la presentación de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre porque el Gobierno no ha resuelto esta, que es la principal demanda del movimiento”, dijo a la Prensa Vidulfo Rosales Sierra, abogado de familiares de los 43 jóvenes.

Misterio

Los jóvenes desparecieron la noche del 26 de septiembre del 2014 después de haber sido atacados por policías de la cercana ciudad de Iguala, en un caso que desató una ola de indignación dentro y fuera de México.

Los familiares de los 43 jóvenes y sus simpatizantes han anunciado que intensificarán sus movilizaciones esta semana.

El miércoles, se espera que los padres inicien una huelga de hambre de 48 horas en el centro de Ciudad de México y, el sábado, encabezarán una gran movilización coincidiendo con el aniversario de los hechos.





El jueves, los padres serán recibidos por el presidente Enrique Peña Nieto, duramente criticado por este caso, quien se había reunido con ellos en octubre.

Según la fiscalía, los estudiantes fueron atacados por policías locales coludidos con criminales en Iguala, cuando tomaron a la fuerza autobuses para sus movilizaciones políticas.

Los policías habrían entregado los 43 estudiantes a un grupo narcotraficante, que los asesinó por sospechar que eran miembros de un cártel rival para luego incinerar los cadáveres en un basurero, según las autoridades.

Sin embargo, un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH) ha presentado un informe que desmorona la versión oficial, diciendo que no hay evidencia científica de que fueran incinerados en el basurero.

Hasta el momento, sólo se han identificado con ADN los restos de un joven y el miércoles la fiscalía anunció que “existen indicios”  para la posible identificación de un segundo.



Un estudiante lanza una silla en el interior de la Fiscalía. (Foto Prensa Libre: AFP).
Un estudiante lanza una silla en el interior de la Fiscalía. (Foto Prensa Libre: AFP).