Internacional

Lula, Rousseff y Temer, incluidos en caso Petrobras

La Corte suprema de Brasil incluyó en la investigación sobre la red de corrupción en la estatal petrolera Petrobras confesiones de un senador oficialista que involucró a la presidenta Dilma Rousseff, a su predecesor Lula da Silva y al vicepresidente Michel Temer.

Por BRASILIA/AFP

<span> Corte suprema incluye menciones a Lula da Silva, Dilma Rousseff y Michel Temer. en caso Petrobras(EFE/AFP/AP)</span>
 Corte suprema incluye menciones a Lula da Silva, Dilma Rousseff y Michel Temer. en caso Petrobras(EFE/AFP/AP)

Un juez del Supremo Tribunal Federal  (STF) aceptó de ese modo, el miércoles por la noche, incluir el pedido del fiscal general Rodrigo Janot de sumar al expediente de la operación “Lava Jato”   (lavadero de autos) ciertos trechos de las declaraciones hechas por el senador Delcidio do Amaral, en el marco de un acuerdo de “delación premiada” .

El juez también retiró el secreto de sumario sobre los mencionados, sin que ello signifique que el STF abrirá forzosamente una investigación sobre ellos, precisó la estatal Agencia Brasil.

Según las confesiones de Amaral incluidas en los legajos, Rousseff “estaba perfectamente al tanto”  del proceso de compra de una refinería en Pasadena  (EEUU) que resultó ruinoso para Petrobras. Además, habría nombrado a un juez del STF con el objetivo de trabar las investigaciones de la “Lava Jato” , conducidas por el juez de primera instancia Sergio Moro.

Lula, por su lado, habría tratado de interferir para que el exdirector del rea Internacional de Petrobras, Nestor Ceveró, desistiese de llegar a un acuerdo de delación premiada con la justicia.

Y Temer habría “apadrinado”  el nombramiento de un director de BR Distribuidora, una subsidiaria de Petrobras, en el centro de otro escándalo, relacionado con una presunta compra ilícita de etanol entre 1997 y 2000, durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso  (1995-2002) .

Todos los mencionados ya habían negado previamente que esas sospechas tuviesen algún asidero.

Rousseff, del Partido de los Trabajadores  (PT, izquierda) , se halla actualmente amenazada por un juicio de destitución  (impeachment) que, de ser admitido en mayo por el Senado, la apartaría del poder. La sustituiría el centrista Temer, a quien la jefa de Estado acusa de liderar un “golpe de Estado”  institucional.

La justicia electoral examina por su lado si la campaña de la fórmula Rousseff-Temer en 2014 recibió dinero procedente de los sobornos de la red de Petrobras. En ese caso, podría declarar nulas esas elecciones y convocar nuevos comicios, una salida que es preconizada por numerosos políticos, si bien los especialistas afirman que difícilmente habrá una decisión al respecto antes del 2017.

“Hasta qué punto un proyecto de poder está por encima de un proyecto de país? Decir que hay un golpe de Estado, en busca de apoyos para permanecer en el poder, es agravar la crisis social, agravar la crisis política”, dijo Lula da Silva.

La esposa de Joao Santana, publicista de las campañas presidenciales de Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, dijo a fiscales que el exministro de Hacienda de Brasil Guido Mantega sirvió de “intermediario”  de una contabilidad paralela para financiar la campaña Rousseff-Temer de 2014, informó el diario O Globo.

Monica Moura, que colabora con la justicia, dijo que recibió con Santana unos 10 millones de reales  (USD 2,8 millones al cambio actual) de empresas relacionadas con la “Lava Jato”  que no entraron en las cuentas oficiales de la campaña.

Temer asume Presidencia de Brasil

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, asumió el jueves la jefatura del Estado de forma interina mientras que Dilma Rousseff viajó a Nueva York para buscar apoyos internacionales con el objetivo de sortear la seria amenaza de destitución que pesa sobre ella.

Temer es el primero en la línea de sucesión y podría asumir el cargo de Rousseff de forma temporal si el Senado acepta dar curso al juicio político contra la mandataria, en una votación que podría ocurrir alrededor del 10 de mayo, según previsiones de la Cámara alta.



Dilma Rousseeff saluda a sus partidarios frente a la residencia presidencial.(AP).
Dilma Rousseeff saluda a sus partidarios frente a la residencia presidencial.(AP).


Rousseff trató de evitar a toda costa ver en la Presidencia a Temer, a quien considera uno de los “jefes de la conspiración”  contra ella, por lo que canceló varios viajes internacionales en los últimos meses, incluyendo su anunciada asistencia a la Cumbre Nuclear que se celebró en Washington a comienzos de abril.

También declinó la invitación del Comité Olímpico Internacional  (COI) para acudir a Grecia a la ceremonia del encendido de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, que tuvo lugar hoy.

Este miércoles cambió de estrategia y anunció a última hora su viaje a Nueva York, con el que pretende denunciar en la sede de la ONU que es víctima de un intento de “golpe”  de Estado que, según ella, está dirigido por Temer.

Rousseff partió hacia Estados Unidos desde Brasilia y tiene previsto permanecer en Nueva York hasta el sábado, tiempo en el que Temer la sustituye al frente de la jefatura del Estado.

El viernes la mandataria asistirá a la firma del acuerdo sobre cambio climático alcanzado en París el pasado diciembre, durante la COP21, al que también asistió Rousseff.

En la reunión de la ONU en Nueva York, según fuentes oficiales, Rousseff pronunciará un discurso centrado en los logros de Brasil en la lucha contra el cambio climático y contra la deforestación en la selva amazónica, pero también podría aprovechar para exponer la delicada situación política que atraviesa su país y ella misma.

La mandataria pretende aprovechar la presencia en esa cita de varios jefes de Estado y de Gobierno de otros países para denunciar que el proceso de destitución en su contra se trata de un “golpe”  de Estado.

Antes de emprender el viaje, Rousseff recibió el apoyo de un grupo de manifestantes que se congregó a las puertas del palacio de la Alvorada, su residencia oficial.

Temer anunció que regresará a Brasilia por recomendación de su equipo de seguridad, después de que un grupo de manifestantes realizó hoy una manifestación contra el vicepresidente ante su domicilio en Sao Paulo, donde en los últimos días ha recibido a una auténtica romería de políticos y economistas.

Los manifestantes usaron megáfonos para molestar a Temer e hicieron una pintada en el asfalto frente a su casa, en el exclusivo barrio de Alto de Pinheiros, en el que escribieron “cuartel general del golpe” .



Manifestantes molestos con Michel Temer dejaron una pinta frente a su casa.(EFE).
Manifestantes molestos con Michel Temer dejaron una pinta frente a su casa.(EFE).


Después de esa protesta, que duró cerca de una hora, Temer recibió la visita de un estrecho aliado, el exministro Wellington Moreira Franco.

El intenso movimiento de políticos y economistas en la residencia del vicepresidente en los últimos días ha llevado a la prensa a especular que Temer está preparando el Gabinete con el que asumiría el Gobierno en la primera quincena de mayo, si el Senado instaura oficialmente un juicio político.

El oficialismo considera que el proceso contra Rousseff se trata de un golpe porque, según ellos, las acusaciones que lo sustentan, que se refieren a unas maniobras contables realizadas por el Gobierno para maquillar cuentas, no constituyen un delito.

El destino de Rousseff está ahora en manos del Senado, que el próximo lunes va a instalar una comisión especial para analizar las acusaciones remitidas por la Cámara de Diputados.

La votación en la Cámara de los Diputados se consideraba crucial, porque en ella era necesario un apoyo de dos tercios de los legisladores al proceso de destitución, mientras que en el Senado basta con la mayoría simple que la oposición considera fácil de lograr.

El informe que elaborará la comisión del Senado será votado en el pleno de la Cámara alta previsiblemente alrededor del 10 de mayo y si esta aprueba celebrar el juicio político, Rousseff será apartada del cargo de forma temporal durante los 180 días que durará el proceso .

Su lugar sería ocupado por Temer, quien completaría el mandato, que termina el 1 de enero de 2019, en el caso de que se llegase a una destitución.