Opinión

Eclipse

Otro recordatorio de lo primordial

Ileana Alamilla

Ileana Alamilla

Archivado en:

Ejecutivo Ileana Alamilla

Como tenemos tan graves problemas de rapiña y corrupción, de evasión de impuestos y extorsiones, pareciera que allí se agotan nuestras adversidades o tal vez intencionalmente se busca opacar otros temas de alta importancia que mantienen al país en un atraso en relación con las condiciones de vida.

Gran sorpresa provocó la información del INE sobre la encuesta donde se fijó el costo de la canasta básica. Para quienes no conocemos cuál es la metodología adecuada, nos pareció que no reflejaba la realidad, además que la escogencia de los alimentos de la “canasta básica” incluyen bebidas gaseosas. Y aunque las personas de escasos recursos optan por adquirirlos, junto con los tortrix, ponerlo como consumo, es similar a seguir aceptado las publicaciones morbosas.

La función del Estado es precisamente buscar el bien común, así tenga que enfrentar las viejas costumbres que dañan a las personas.

Las grandes luchas pasan por tres momentos, el rechazo, la negación y terminan en la aceptación. Cuando aquí se discutió durante años la ley de Ambientes Libres de Humo de Tabaco, hubo una gran oposición; sin embargo, la tenacidad y las grandes campañas de quienes impulsaron la normativa, se impusieron sobre esos intereses económicos, porque fumar mata y no sólo al activo, sino también al pasivo y hoy ya es una legislación vigente.

Hace unas semanas, la FAO, la entidad de Naciones Unidas que se ha mantenido muy activa en los temas estructurales, presentó junto con la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESÁN), la Red de Sistemas de Alerta Temprana para la Hambruna (FEWS NET), la Cooperación Internacional (COOPI), Acción contra el hambre (ACH), el Programa Mundial de Alimentos y autoridades de gobierno el informe “Actualización de medios de vida de Guatemala”, en el que destaca que la agricultura, la pesca y actividades forestales, son los medios de vida de la mayoría de la población rural en las13 regiones del país.

Raúl Benítez, Subdirector General de la FAO, en el Prólogo del estudio de Recomendaciones de Política sobre Agricultura Familiar señala que La agricultura familiar es un sector clave para lograr la erradicación del hambre y el cambio hacia sistemas agrícolas sostenibles en América Latina y el Caribe y el mundo. Los pequeños agricultores son aliados de la seguridad alimentaria y actores protagónicos en el esfuerzo de los países por lograr un futuro sin hambre. En nuestra región, el 80% de las explotaciones pertenecen a la agricultura familiar, incluyendo a más de 60 millones de personas, convirtiéndose en la principal fuente de empleo agrícola y rural. No sólo producen la mayor parte de los alimentos para el consumo interno de los países de la región, sino que habitualmente desarrollan actividades agrícolas diversificadas, que les otorgan un papel fundamental a la hora de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y la conservación de la biodiversidad.”

Estos temas son de vida o muerte para toda la población, sin embargo no merecen la atención, no tienen los reflectores ni generan interés mediático. Por supuesto que el Estado es el primero en volver hacia otro lado la mirada. Desde el Ejecutivo sólo se interesan en aspectos cosméticos, clientelares o de utilidad política. No hay decisiones, no hay acciones ni continuidad en las políticas públicas. Simplemente se ignoran.

Y el Congreso está en la misma sintonía, temiendo aprobar leyes que beneficiarían a la población, porque les da terror molestar a los que las adversan. Por eso los diputados dejaron estancada la tan necesaria Ley de Agricultura Familiar.

iliaalamilla@gmail.com