Un legado de vida

Opinión

Ileana Alamilla fue juramentada como presidenta de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) —entidad que es ícono en la defensa del derecho a informar— el 15 de enero. Ileana falleció el miércoles 17, dejando un legado de integridad en el gremio periodístico y de valentía en el foro nacional.

Los periodistas y sus fallecimientos

Opinión

El inesperado fallecimiento de la colega Ileana Alamilla, quien apenas el lunes pasado asumió el cargo de presidenta de la Asociación de Periodistas de Guatemala me hizo recordar y pensar en varias realidades.  La primera y fundamental es la pregunta de qué se necesita para morir, cuya respuesta es simple: estar vivo. Tenemos prestada la vida, decían las viejitas de antes, y es cierto. La segunda es cómo le gustaría morir a un periodista. Para la mayoría, en la misma jornada de la publicación de su última noticia o de su última columna. Otros con todo derecho piensan en la visita de la Parca como un acontecimiento para el cual uno se prepara por motivos de salud, luego de un retiro voluntario o, simplemente, porque considera cumplida su tarea.

Los periodistas y la polarización

Opinión

Venimos de un 2017 lleno de fracasos y sinsabores, en donde el optimismo que intentamos mantener recibe lluvia de frustraciones provocadas por el permanente desacierto en las decisiones de las esferas estatales. Los tres poderes del Estado han debilitado aún más nuestra confianza en la débil institucionalidad que tenemos y, en general, han sido incoherentes con los principios que inspiran a la democracia.

Una nueva agresión contra la libertad

Opinión

Desde el 2006, entidades expertas en temas digitales, agrupadas en la APC (Asociación para el Progreso de las Comunicaciones),  se reunieron para exponer temas y principios que expresan los puntos de vista y los objetivos con relación a los derechos de los pueblos y las organizaciones a usar libremente la internet, sobre todo para su trabajo en pro de la justicia social, económica y ambiental, pretensión que concretaron en una carta sobre derechos en internet.

Año nuevo, vida nueva, por inocente…

Opinión

Según el Diccionario de la Real Academia Española, inocente significa alguien “fácil de engañar”. Por eso, entre nuestras mordaces tradiciones está el engaño picaresco con que se sorprende, cada 28 de diciembre, a incautos que puedan creer algo que decimos como burla. Paradójicamente y de acuerdo con nuestra costumbre de reírnos de nuestras desgracias, en esta fecha bromeamos con la tragedia que relata la Historia Sagrada  del intento de asesinar al Niño Jesús.

Los derechos humanos no tienen fronteras

Opinión

En esta época, cuando los católicos celebramos el nacimiento de Jesucristo, también rememoramos episodios de ese acontecimiento, cuando sus padres, María y José, tuvieron que huir para salvar la vida del niño que estaba por llegar al mundo. Así como ellos, a quienes muchos les negaron cobijo, millones de refugiados en la tierra siguen sufriendo las horribles consecuencias de las guerras, las injusticias, la violencia y la falta de humanidad de los poderosos.

Salarios decentes, no bonos espurios

Opinión

Desde hace algunas semanas se colocó en la agenda pública el caso de los bonos otorgados por entidades del Estado, que han generado una reacción de rechazo de un sector de la población que resiente el peso de la situación económica y considera que es injusto que trabajadores que perciben un salario, todavía se beneficien con ingresos extras.

Otro recordatorio de lo primordial

Opinión

Como tenemos tan graves problemas de rapiña y corrupción, de evasión de impuestos y extorsiones, pareciera que allí se agotan nuestras adversidades o tal vez intencionalmente se busca opacar otros temas de alta importancia que mantienen al país en un atraso en relación con las condiciones de vida.