Opinión

Economía para todos

Variaciones acerca del tipo de cambio

José Molina Calderón

José Molina Calderón

Archivado en:

Tipo de cambio

La revaluación del quetzal frente al dólar afecta a personas individuales y a las empresas, de distinta manera, pero les afecta.

Guatemala tiene frontera con México, país que en el último año devaluó su moneda al 80 por ciento, y el último estirón lo tuvo por las declaraciones del presidente Donald Trump favoreciendo a las empresas estadounidenses, en vez de a las mexicanas. La otra frontera en el Oriente Sur es El Salvador, que tiene como moneda corriente el dólar estadounidense.

Guatemala es un país que ha estado acostumbrado desde hace prácticamente 500 años a tener un tipo de cambio fijo. De 1524 a 1924, la moneda fue el peso de plata español. Y a partir de ese último año se creó la moneda quetzal, con una paridad exacta al dólar y vinculada con el oro metálico.

De 1926, cuando nace el Banco Central de Guatemala, a 1931, el gran sobresalto fue la Gran Depresión de octubre de 1929; sin embargo, en el año 1930 el presidente Lázaro Chacón estuvo enfermo y no tomó decisiones importantes, a excepción de la creación del primer banco que se dedicara a otorgar créditos hipotecarios, el conocido banco estatal, Crédito Hipotecario Nacional.

De 1931 a 1944, el presidente Jorge Ubico apoyó que el Banco Central de Guatemala comprara todo el oro metálico que existía en Guatemala, a partir de 1926, y poco a poco recogió las monedas de oro que circulaban en el país y el poco oro que producía una mina de oro en Izabal, además de pepitas de oro que se producían en distintas partes en el país.

Con el respaldo del oro metálico, en la época del presidente Ubico cada quetzal estaba respaldado en más del cien por ciento en oro metálico, lo que hizo que la moneda nacional tuviera un gran respaldo.

En el libro de Kurt Prober, Historia de la Numismática de Guatemala, en el año 1957, página 83, expresa lo siguiente: Actualmente la moneda americana tiene franca circulación en el país, pero el comercio irónicamente la acepta con un valor de 99 centavos, para mostrar que el dinero guatemalteco vale más…

De 1945 a 1954, solamente hubo un pequeño susto de fuga de dólares durante los últimos meses del gobierno de Juan Jacobo Árbenz Guzmán, en el último año señalado.

Luego, en 1962, también hubo una pérdida de las reservas monetarias internacionales, y problemas en el comercio exterior, lo que provocó que se estableciera el primer control de cambios en octubre de ese año, que fue muy severo solo el primer año.

Esa experiencia la viví directamente porque, por emergencia, aún cuando estaba trabajando en el Departamento de Estudios Económicos del Banco de Guatemala, fui enviado para atención al público a la Oficina del Control de Cambios, en la 6ª. avenida y 10ª. calle de la zona 1, vecino al edificio que ocupó el Banco Central de Guatemala, para actuar como agente fiscal y financiero del Estado. Curiosamente, los dos bancos centrales, el Banco Central de Guatemala y el Banco de Guatemala, ocuparon la misma sede en épocas distintas.

1980 fue el parteaguas cambiario. El gobierno del presidente Romeo Lucas García había hecho un gasto público elevado y con financiamiento a corto plazo. Para resolver el plazo se colocaron bonos del tesoro que adquirió el Banco de Guatemala a más de 10 años plazo. Ello originó un exceso monetario en la calle, y ante la inseguridad ciudadana hubo fuga de capitales. En 1985, el Banco de Guatemala llevó a cero las reservas monetarias internacionales. Qué distinta la situación hoy, con el apoyo de las remesas familiares.