Escenario

El Señor Sepultado de El Calvario regresa a su templo

La consagrada imagen del Señor Sepultado de la Parroquia Nuestra Señora de los Remedios —templo El Calvario—, zona 1 capitalina, entregaron representantes del Ministerio de Cultura, a la iglesia católica y directivos de la Hermandad Cruzados de Cristo.

Por Edwin Castro

Autoridades de la iglesia católica junto al equipo restaurador del Idahe, en la ceremonia de entrega de la imagen del Señor Sepultado de El Calvario, zona 1 de la capital de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
Autoridades de la iglesia católica junto al equipo restaurador del Idahe, en la ceremonia de entrega de la imagen del Señor Sepultado de El Calvario, zona 1 de la capital de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)

El acto se celebró este jueves en la noche, en las instalaciones del Instituto de Antropología e Historia (Idaeh), situadas en el Centro Cultural Santo Domingo, zona 1 de la capital. Los trabajos estuvieron a cargo de los especialistas del Departamento de Conservación y Restauración de Bienes Culturales Muebles, del Idahe, Denis Paz, Francia Monzón y María Luisa Lemus, con la supervisión de licenciado Luis Manuel Muñoz.

“Nosotros examinamos la imagen y garantizamos ciento por ciento que es la imagen original”, dijo Muñoz, y resaltó  “se ha hablado mucho de un cristo moreno y un cristo blanco, realmente no existen estos términos,  El color del Sepultado es el que representa a un difunto”.



(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)
(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)


Refirió que originado de la intervención hecha a la imagen en junio de 2014, que causó polémica entre los feligreses, el arzobispo metropolitano Óscar Julio Vian, autorizó la petición del Padre Manuel Chilín, párroco de El Calvario, para que la imagen  fuera sometida a un proceso integral de conservación y restauración, que comenzó el 27 de abril y culminó el 19 de noviembre, de 2015, justo en el aniversario de consagración de la mencionada imagen en 1989.



(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)
(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)


También comentó Muñoz, que algunos devotos aseguraban recordar que la imagen tenía la boca entreabierta.  Pero considera que esto era un efecto óptico provocado por la acumulación de suciedad en esa zona. “El yacente unca ha tenido la boca abierta”, aseveró.

“A esta imagen el paso del tiempo le ha cobrado la factura" dijo Muñoz, Data del siglo XVII, ha sufrido alteraciones visibles y la contaminación ambiental la obscureció.



(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)
(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)


Por medio de exámenes radiológicos y tomografías se evaluó el estado de la madera, y se encontró una grieta en el área de los omoplatos y la espalda que fue reparada.

Algunos hilos de sangre y moretones se removieron porque eran parte de repintes, Habían partes rosadas en donde originalmente se simulaban moretones, Por el contrario, se destacaron algunos hilos de sangre que habían estado ocultos por muchos años.



(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)
(Foto Prensa Libre: Ángel Elías)


Algunas partes del encarnado estaba en peligro de desprenderse por problemas internos de la madera, los que se repararon con una intervención casi quirúrgica.

Retoques recuperaron las cejas, las pestañas inferiores, la barba, sombras en los parpados y la herida por bofetada en el lado izquierdo del rostro y se recobró el color original del cabello.  Las cruces de consagración ubicadas en manos y pies,  se restauraron con lámina de oro de 22 kilates y pigmento rojos en la orilla.

Recomendación

Los especialistas del Idahe comentan que para la preservación de la imagen recomiendan no exponerla para crucificarla, como era costumbre hacerlo cada Viernes Santo. También sugirieron  que cuando la lleven en procesión, esté protegida por una urna.

Historia

Aunque no hay datos precisos sobre el autor del Sepultado, se talla se atribuye a Pedro de Mendoza, en el siglo XVII,  según datos encontrados en la Antigua Guatemala, según los restauradores.

Celebra​ción

  • El sábado 21 de noviembre,  a las 19  horas, se oficiará una misa de acción de gracias por el retorno del Santo Cristo Yacente, en la Catedral Metropolitana. Al finalizar, la imagen será llevada en procesión hacia el templo de El Calvario, a donde llegará a las 23:45 horas.
  • El domingo  22 de noviembre, solemnidad de Cristo Rey, la santa escultura permanecerá en su sitial de honor, en el templo de El Calvario para veneración de sus devotos.  A las 17 horas se colocará en su tradicional urna.


Los restauradores del Idahe, descubren la imagen del Sepultado, para presentarlo a los feligreses congregados.  (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
Los restauradores del Idahe, descubren la imagen del Sepultado, para presentarlo a los feligreses congregados. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)




La imagen recuperó el brillo y color natural de la piel de un persona sin vida.  (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
La imagen recuperó el brillo y color natural de la piel de un persona sin vida. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)




El Sepultado fue sometido a un proceso integral de conservación y restauración.  (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
El Sepultado fue sometido a un proceso integral de conservación y restauración. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)




El viceministro de Patrimonio Cultural, arquitecto Jose Luis Menéndez, y el director del Departamento de Postgrado de la Escuela de Historia de la Usac, doctor Fernando Urquizú, veneran la imagen.  (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
El viceministro de Patrimonio Cultural, arquitecto Jose Luis Menéndez, y el director del Departamento de Postgrado de la Escuela de Historia de la Usac, doctor Fernando Urquizú, veneran la imagen. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)




Religiosos también veneraron la sagrada escultura. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
Religiosos también veneraron la sagrada escultura. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)




La ceremonia de entrega del Señor Sepultado de El Calvario, destacó por su solemnidad. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)
La ceremonia de entrega del Señor Sepultado de El Calvario, destacó por su solemnidad. (Foto Prensa Libre: Edwin Castro)