Moda y Estilo

Modelos fuera de lo común conquistan Nueva York

A menudo criticada por su visión idealizada de la mujer, expresada en modelos ultradelgadas, la moda se abre un poco a las diferencias. Este domingo, Madeline, una joven con síndrome de Down, y Rebekah, que nació sin un brazo, desfilaron en Nueva York.

Por Redacción Buena Vida

Archivado en:

Estilo Fashion Moda Nueva York
Rebekah Marine, que utiliza una prótesis en el brazo, es conocida como la modelo biónica.
Rebekah Marine, que utiliza una prótesis en el brazo, es conocida como la modelo biónica.

Madeline Stuart tiene solo 18 años pero ya hay un bolso que lleva su nombre. Originaria de Australia, pasó 28 horas en un avión para desfilar en la Gran Manzana para el colectivo FTL Moda, que representa a jóvenes creadores italianos.

No es la primera mujer con síndrome de Down en una pasarela neoyorquina. La actriz estadounidense Jamie Brewer la precedió, a inicios de año. Pero su madre cree que es la confirmación de que el mundo de la moda se abre progresivamente a la diversidad.

Testimonio

“Madeline está muy emocionada”, explica Rosanne Stuart durante los ensayos para el desfile del domingo en el Vanderbilt Hall, uno de los monumentales salones de la famosa estación Grand Central.

Madeline.jpg

Madeline Stuart es un ejemplo de inspiración para el mundo. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Es formidable que le ofrezcan esta oportunidad. Es una plataforma fantástica para transmitir nuestras ideas sobre la integración y la discapacidad”, celebra la madre de Madeline.

Del acontecimiento participan dos organizaciones, la Fundación Christopher y Dana Reeve Foundation, creada por el actor tetrapléjico y su esposa, y Models of Diversity, una asociación británica que milita a favor de la diversidad en la industria de la moda.

Stuart habla en nombre de su hija, explicando que es difícil entenderle cuando recién se la conoce. Mientras tanto, Madeline, una joven pelirroja de mirada chispeante, parece estar en su elemento.

“Le encanta ser el centro de atención, que la gente la mire y sentirse alguien cool”, comenta su madre.

El destino de Madeline cambió un día de mayo pasado, cuando puso en internet imágenes en las que posaba como una modelo. Rápidamente obtuvo 20 mil admiradores en Facebook, que hoy suman casi medio millón.

Madeline-2.jpg

Así se prepara Madeline Stuart previo a desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York. (Foto Prensa Libre: AFP)

Las marcas pusieron así sus ojos en ella: la joven empresa estadounidense EverMaya bautizó con su nombre un bolso y lo recaudado por su venta es volcado a la asociación nacional de síndrome de Down.

También se convirtió en la embajadora de una pequeña marca californiana de cosméticos, Glossigirl. Hace un mes, FTL Moda la contactó para invitarla a desfilar en Nueva York.

Rosanna recuerda el camino recorrido desde el nacimiento de Madeline, a menudo dejada de lado cuando era niña.

“La gente es mucho más abierta actualmente. Las redes sociales abrieron todo. Hoy ya nada se esconde”, agrega.

Confía en que el ejemplo de Madeline logre convencer a los padres que sus hijos con síndrome de Down pueden llevar una existencia feliz.

Modelo biónica

Para promover aún más la diversidad, FTL Moda también convocó a una joven vendedora de automóviles de Nueva Jersey (este), Rebekah Marine. Nacida sin antebrazo derecho, esta mujer de 28 años se muestra orgullosa de ser llamada la modelo biónica porque utiliza una prótesis mecánica.

Rebekah.jpg

Rebekah Marine ha triunfado en el mundo de la moda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

“Eso le da un pequeño plus a lo que hago y lo encuentro más bien cool. Ahora muchos niños creen que soy una superheroína”, dice con una sonrisa.

Pese a su discapacidad, Rebekah soñaba con ser modelo cuando era niña. Fue a muchas audiciones y sesiones fotográficas, sin éxito.

“El sector de la moda ha recorrido un largo camino”, dijo a AFP.

Rebekah-Marine.jpg

Rebekah Marine utiliza un brazo biónico en las pasarelas. (Foto Prensa Libre: AFP).

“Muchas marcas todavía dudan en hacer desfilar a modelos que no necesariamente midan 1.70 metros y no sean delgadas, rubias y de ojos azules. Es un desafío, pero ha habido avances y es genial formar parte de este movimiento”, sostiene.

“Si muero esta noche podré decir que fui la persona más feliz del mundo. Creo que pude dejar una huella en la gente y es todo lo que podría pedir”, enfatiza.