Salud y Familia

¿Cómo se origina el cáncer de huesos?

El fallecimiento del cantautor mexicano Joan Sebastian, ocurrido el lunes por la noche a los 64 años, a consecuencia de cáncer de huesos, enfermedad que desarrolló en 1999, y que le fue diagnosticada nuevamente en el 2007 y en el 2012, origina dudas sobre en qué consiste esta afección.

Por Redacción Buena Vida

El osteosarcoma ocurre con mayor frecuencia en personas que han recibido altas dosis de radioterapia externa
El osteosarcoma ocurre con mayor frecuencia en personas que han recibido altas dosis de radioterapia externa

El cáncer de hueso u osteosarcoma es un tumor óseo maligno —canceroso— que destruye el tejido normal del hueso y es poco frecuente. Este representa mucho menos de uno por ciento de todos los cánceres.

No todos los tumores de hueso son malignos. De hecho, los tumores de hueso benignos, que no ponen en riesgo la vida del paciente, son más comunes. Ya sea si son cancerosos o no pueden crecer y comprimir el tejido óseo sano, explica el Instituto Nacional del Cáncer.

El osteosarcoma ocurre con mayor frecuencia en personas que han recibido altas dosis de radioterapia externa o tratamientos con ciertos fármacos anticancerosos; los niños parecen ser particularmente susceptibles.

Causas no específicas

Si bien el cáncer de hueso no tiene una causa claramente definida, los investigadores han identificado varios factores que aumentan la posibilidad de padecer estos tumores.

El osteosarcoma ocurre con mayor frecuencia en personas que han recibido altas dosis de radioterapia externa o tratamientos con ciertos fármacos anticancerosos; los niños parecen ser particularmente susceptibles.

Un número reducido de cánceres de hueso son hereditarios. Por ejemplo, los niños que han tenido retinoblastoma hereditario —un cáncer poco común de los ojos — tienen un riesgo mayor de padecer osteosarcoma, particularmente si son tratados con radiación.

Además, las personas que tienen defectos hereditarios de los huesos y las personas con implantes metálicos, los cuales son utilizados algunas veces por los médicos para reparar fracturas, tienen más riesgo de desarrollar cáncer de hueso.

El dolor es el síntoma más común de cáncer de hueso, aunque no en todos los casos. Se detecta mediante pruebas de imagen, como las pruebas de rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética.

También se ha afirmado que otras causas de esta afección son el cáncer de mama y el cáncer de próstata.

Imagen de un osteosarcoma.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento dependen del tipo, del tamaño, ubicación y estadio o etapa del cáncer, así como de la edad y salud en general de la persona. Las opciones de tratamiento incluyen cirugía, quimioterapia, radioterapia y criocirugía.

Las opciones de tratamiento dependen del tipo, del tamaño, ubicación y estadio o etapa del cáncer, así como de la edad y salud en general de la persona. Las opciones de tratamiento incluyen cirugía, quimioterapia, radioterapia y criocirugía.

De no tratarse, el cáncer de hueso, a veces, se metastatiza, particularmente en los pulmones o puede reaparecer, ya sea en el mismo lugar o en otros huesos del cuerpo. Las personas que lo han padecido, especialmente los niños y adolescentes, son más susceptibles a desarrollar otro tipo de cáncer, como leucemia.