Salud y Familia

10 consejos para la prevención de accidentes en casa 

Si usted es padre de familia le recomendamos tomar en cuenta los siguientes 10 consejos para la prevención de accidentes en casa.

Por Redacción Buena Vida

Los barrotes de las rejas no deben ser muy espaciados para evitar que alguna parte de cuerpo se atore entre estos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Los barrotes de las rejas no deben ser muy espaciados para evitar que alguna parte de cuerpo se atore entre estos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

A los niños, por naturaleza, les gusta explorar su mundo y en esa experimentación, pocas veces  se percatan si están o no, en riesgo.  Por eso es importante tener medidas de seguridad de acuerdo a la edad de cada uno de ellos.

Mientras gateen o caminen,  una vez que los niños pequeños comienzan a deambular por la casa, hasta los objetos aparentemente más inofensivos se vuelven una amenaza. De ahí surge la necesidad de que una persona responsable vele por la seguridad de ellos. 

A continuación se incluyen  algunos consejos  para reconocer esos riesgos y reducirlos, o mejor aún, eliminarlos.



Al momento del baño, los niños siempre deben estar supervisados por un adulto. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Al momento del baño, los niños siempre deben estar supervisados por un adulto. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).


  1. La cama. Cuando se le quitan los barrotes a la cama, aumentan las posibilidades de que el niño se caiga al suelo. Hasta que haya aprendido a bajarse, conviene dejar almohadones o  peluches blandos al pie de la cama.
  2. Juguetes. Si los juguetes del niño están   sobre el armario, lo más probable es que quiera llegar hasta ahí para tomarlos. Lo ideal es dejar los juguetes en cajas, en el piso. Además, al no dejarlos tirados en el suelo, se evitan caídas.
  3. Cuchillos. Ser cuidadoso y evitar dejar a la vista —no solamente al alcance— de los niños objetos punzocortantes, ya que harán todo lo posible por alcanzarlos y esto es un grave peligro para  ellos.
  4. Manteles. Un mantel siempre es una tentación para que el niño lo jale y tire al suelo lo que está sobre la mesa. Lo mejor es que los padres quiten el mantel después de comer o  retiren los objetos peligrosos.
  5. Gradas. Cuando hay niños pequeños en la casa, hay que cerrarles el acceso a las gradas con una reja. Los barrotes no deberían estar a una distancia que supere los 7.5 cm., para que los pequeños no quepan por las rendijas.
  6. Piso. Cuando el niño comience a bajar y subir las gradas de la casa, hay que colocar alfombras pegadas al piso o cintas a prueba de resbalones. Los padres deben enseñarle al niño a bajar de forma segura.
  7. El baño. Al momento de bañar al niño, por ningún momento hay que dejarlo solo, porque puede resbalarse, golpearse e incluso ahogarse. Además, hay que  estar pendientes de que no quieran tragar agua con jabón o hundirse.
  8. Estufa. Cuando se cocine y el pequeño esté en casa, se deben utilizar las hornillas traseras porque los niños son muy veloces y pueden entrar a la cocina sin que el adulto lo vea y puede quemarse.
  9. Enchufes. Proteger los enchufes para evitar que los chicos, por curiosidad, introduzcan los dedos o algún objeto en estos.  Eso le podría provocar un choque por la corriente eléctrica, señala guiainfantil.com.
  10. Muebles. Los muebles que los niños no deberían abrir tienen que estar asegurados con  pasadores, ya que ellos son por naturaleza curiosos e intentarán abrirlos. Los químicos y fármacos hay que guardarlos lejos del alcance de los niños.