Salud y Familia

Los 40 días de espera para la intimidad después del parto no siempre se respetan

Un tercio de las parejas no espera la cuarentena para retomar la intimidad después del parto, tiempo recomendado por los ginecólogos por las secuelas físicas que deja en la mujer.

Por Redacción Buena Vida

La pareja debe esperar la cuarentena para retomar la intimidad, porque el útero debe regresar a su tamaño normal y cesar la hemorragia.
La pareja debe esperar la cuarentena para retomar la intimidad, porque el útero debe regresar a su tamaño normal y cesar la hemorragia.

Consultas hechas por el sitio de Dolce Love, reflejaron que si bien la mayoría espera el tiempo que determinan los ginecólogos, hay un tercio que no es capaz de esperar, aunque nunca retoman las relaciones sexuales en un período inferior a las tres o cuatro semanas.

La doctora española Mercedes Andeyro, jefa del servicio de Ginecología del Hospital General de Villalba, dice que lo normal es esperar la cuarentena, más que nada porque la mujer aun tiene hemorragia y el útero recupera su tamaño normal.





"No es una cuestión de líbido —que seguramente esté bajo mínimos— sino también física. Después de dar a luz las mujeres están cansadas, no duermen mucho, la lactancia las deja agotadas, sin contar que, seguramente, tengan anemia, añade, según el sitio abc.es

Andeyro refiere que "las madres han subido de peso, se ven las estrias, no se encuentran en su cuerpo y esto les retrae a la hora de volver a tener intimidad con su pareja".





Aunque no es una regla exacta, Mercedes Andeyro recomienda que la pareja retome las relaciones hasta que esté todo bien cicatrizado y los puntos reabsorbidos.

"No hay que olvidar usar métodos anticonceptivos. La lactancia, pese a la creencia popular, no previene posibles embarazos", pero no cualquier método. "Después de un parto no se puede utilizar la píldora ni el anillo vaginal... solo se deben usar anticonceptivos que llevan progesterona o preservativo", advierte.





El 62 por ciento de las parejas espera un período medio de entre dos y tres meses para la intimidad y los motivos se deben a que la mujer no se siente preparada, por el tiempo que ocupa el bebé y porque la libido tarda más en aparecer. 

Lo menos habitual es que las parejas esperen un período superior a tres meses.