Salud y Familia

Que nada frene el deseo en la pareja

No existe una fórmula mágica para tener un momento íntimo en pareja lleno de comodidad y satisfacción, pero sí se puede lograr plenitud  si ambos están relajados y previamente han hablado de lo que cada uno desea.

Por Cristian Noé Dávila

Si ocurre un momento incómodo en la intimidad, lo ideal es detenerse y dar muestras de comprensión a la pareja.
Si ocurre un momento incómodo en la intimidad, lo ideal es detenerse y dar muestras de comprensión a la pareja.

Durante el juego erótico pueden surgir varios bloqueadores del interés sexual. La rutina, los pensamientos recurrentes, las palabras fueras de lugar y el inapropiado lenguaje corporal son algunos de estos, los cuales afectan de diferente manera la dinámica de la pareja.

“Primero debo conocerme bien, para saber cuáles pueden ser esos factores que inhiben mi deseo”, explicó el jueves la psicóloga y sexóloga Yosahandi Alcalá, durante El Consultorio, que se transmite por las plataformas digitales de Prensa Libre.

Después, viene el trabajo más difícil, “hay que entablar un diálogo con la pareja para comunicarle qué me afecta y que esta haga lo mismo”, agregó Alcalá.



La psicóloga y sexóloga Yosahandi Alcalá, 
durante el programa en línea El Consultorio. (Foto Prensa Libre, Esbin García).
La psicóloga y sexóloga Yosahandi Alcalá, durante el programa en línea El Consultorio. (Foto Prensa Libre, Esbin García).


A criterio de la experta, esta charla siempre debe darse antes de las relaciones íntimas y nunca durante o inmediatamente después, porque esto puede romper la conexión del momento. “Lo mejor es que, al siguiente día, se destaque lo positivo de la noche anterior, pero debemos expresar lo que no nos gustó y encontrar un acuerdo mutuo”, destacó Alcalá.

Higiene

Otro bloqueador del deseo sexual se relaciona con la higiene. “Además, de la limpieza de las partes íntimas, también es importante el baño diario y un buen aliento. Para mejorar este aspecto, el juego sexual puede comenzar en la ducha y bañarse juntos”, recomendó la sexóloga.

Por último, Alcalá recordó que el juego sexual depende de la creatividad y la imaginación, con el objetivo de romper con la rutina y que la pareja busque nuevas formas de divertirse.





Pensamientos

Unos de los principales bloqueadores del deseo son los pensamientos que provocan ansiedad y afectan de manera individual. Regularmente los hombres prestan más atención a su rendimiento sexual, mientras que las mujeres lo hacen a su apariencia física. Cuando aparecen ideas como “¿será que estaré a la altura” o “creo que subí de peso”, el juego erótico ya no será el mismo.

Palabras

¿Qué decirle a mi pareja durante la intimidad? Esta es  pregunta que no tiene una respuesta específica, ya que son detalles que  se  conocen en la práctica y no se pueden generalizar. Lo mejor es  hablar después del acto sexual y analizar los momentos que no fueron del agrado de la otra persona. De esta manera no se rompe la dinámica sexual de ese instante y ambos ya saben qué decir y qué no en una próxima ocasión.

Actitudes

El lenguaje corporal es el resultado de los pensamientos y lo que provoca el ambiente. Es decir, si a una persona le preocupa el presupuesto familiar o no se siente cómoda con los ruidos exteriores o el clima, seguramente no responderá con plenitud a la estimulación de la pareja. Si esto ocurre, lo más sano es detenerse y buscar otras maneras para lograr satisfacción, como besos, caricias y abrazos.