¿Cómo saber cuando tu perro envejece?

Más allá de una edad determinada, el envejecimiento de tu mascota se determina por su estado físico, por ello es importante que conozcas los cuidados que requiere previamente y en esta etapa.

×

El organismo del perro tiende a envejecer prematuramente cuando su dieta y cuidados no han sido los adecuados, indica José Daniel López, zootecnista de El Arca de Noé. Para tener una edad de referencia, las razas pequeñas entran a la etapa geriátrica alrededor de los 10 años, y las razas medianas y grandes, entre los siete y ocho años.

Proveer a tu mascota los cuidados necesarios en una etapa temprana puede retardar su vejez. Por ejemplo, brindarle una dieta acorde a padecimientos que pueda sufrir en el futuro. “Hay razas que tienen predisposición a problemas de articulaciones, entonces sería conveniente suministrarles un suplemento para prevenir estos problemas”, agrega López.

El zootecnista también indica que “castrar a los perros les genera de dos a tres años más de vida porque no sufren el desgaste reproductivo”. Otros cuidados previos a la vejez incluyen evitar el sobrepeso, vigilar la salud bucal, contar con el esquema completo de vacunas y prevenir enfermedades.

Señales de vejez y necesidades especiales

  • Sedentarismo: implica también movimientos lentos, por lo que es mejor que los juegos sean menos intensos. Esto también conlleva a que el perro prefiera ladrar en lugar de salir corriendo a la puerta, haciéndose más sonoro.
  • Aumento de peso: esto se debe principalmente a la acumulación de tejidos grasos, por lo tanto es recomendable “dietas para perros en edad geriátrica, con reducción de carbohidratos y grasas”, indica López.
  • Enfermedades periodontales: las razas pequeñas son más propensas a la pérdida de piezas dentales. El especialista recomienda prevenir este problema con productos para el cuidado dental, aplicados directamente a la dentadura del perro o al agua que bebe.
  • Pérdida de los sentidos de la vista y el oído: el deterioro de la vista se reconoce fácilmente por la aparición de cataratas en los ojos de la mascota. Al percatarse de que el perro presenta deficiencias en su vista y oído, se recomienda ser muy cuidadosos al acercarse a ellos, ya que si se les aborda de manera abrupta, podrían reaccionar agresivamente, pues no cuentan con todos sus sentidos y se asustan.
  • Pérdida del control de esfínteres: esto requiere paciencia por parte de los dueños para comprender que el perro no llegue a tiempo al área indicada para satisfacer sus necesidades.
  • Debilitamiento del sistema inmunológico: es importante que cuente con todas las vacunas requeridas y una alimentación rica en vitaminas E y C, así como zinc.
  • Deterioro del sistema termorregulador: esto puede provocar que padezca excesivamente de frío o calor, por ello es importante cortarle el exceso de pelo en época de calor y abrigarlo en días fríos.
  • Cuidados vitales
    En la vejez los perros deben ser evaluados por el veterinario cada dos meses ya que, además de la revisión de rutina, se deben considerar predisposiciones genéticas de cada raza en esta etapa. Por ejemplo, “el chihuahua tiende a padecer de las articulaciones, mientras el gran danés, puede presentar fallas del corazón”, indica López.

Noé dice…
Para que las caminatas no se detengan en la vejez y evitar pérdida de masa muscular, se recomienda realizarlas más despacio, con descansos frecuentes, cuando el sol no sea intenso y llevar agua para el perro.

La alimentación para el perro geriátrico requiere mayor contenido de vitaminas C y E, proteínas, zinc, manganeso, ácidos grasos poliinsaturados y fibra.

Publicado el