Angie Albizu sanó de cáncer y ahora ayuda a otras pacientes 

Angie Albizu de Cabarrús, de 40 años, quien se vio afectada por cáncer de mama, relata que la fe es la mejor herramienta para enfrentar la enfermedad e insta a las mujeres que padecen este mal, a que no se den por vencidas.

Angie Albizu, luego de haber sobrepasado la enfermedad. (Foto Prensa Libre: Tomada de Facebook).
Angie Albizu, luego de haber sobrepasado la enfermedad. (Foto Prensa Libre: Tomada de Facebook).

Albizu es originaria de la provincia de Buenos Aires, Argentina, vino por primera vez a Guatemala por una temporada en el 2003 para un trabajo en el área de comunicación, luego regresó para trabajar en una emisora y en un canal de televisión. De profesión licenciada en comunicación social, en el 2005 se casó en el país, formó una familia y continuó con su profesión.


Recuerda que a finales del 2013 fue diagnosticada con carcinoma total in situ y una cirugía evitó las quimioterapias; sin embargo, a los ocho meses el cáncer apareció de nuevo, pero invasivo con metástasis.

La situación la obligó a viajar hacia Estados Unidos para recibir tratamiento, “teníamos fe de que el tratamiento daría resultado y que la fe en Dios era importante”, resaltó Albizu.

Lucha contra la enfermedad

La profesional y madre de tres hijos varones, resalta que afrontó la enfermedad con una actitud positiva. “Mucha gente no sale adelante, porque sienten que murieron antes de luchar”, expresó.

La mente y el espíritu deben estar en que se saldrá adelante, pese al cáncer, pues se debe ganar la batalla. Recordó que a sus hijos le informó respecto de lo que padecía, “el mayor lloró mucho, ahora tiene 16 años, pero en ese entonces tenía 13”.

Añade que sus otros dos hijos casi no entendían la situación, debido a su edad. A pesar de las quimioterapias, Albizu luchó por llevar una vida normal y seguir dando amor y atención a su esposo e hijos.

Ayuda al prójimo

Cuando todavía estaba en tratamiento, esta mujer luchadora creó la Fundación Vivas con Propósito, pues para ella, “se debe ver la necesidad de las demás mujeres enfermas de cáncer”.

Luego de haber terminado el tratamiento de quimioterapia, Angie fue sometida a un chequeo y médicos le diagnosticaron que estaba limpia de cáncer. “Los médicos dicen que es un milagro, volví a nacer para cumplir el propósito que tengo”, destacó.

Desde el 2014, la referida fundación ha ayudado a mujeres que padecen cáncer y también ayuda con chequeos médicos para prevenirlo, como mejorar en su autoestima.

“No se den por vencidas, hay que lograr salir adelante”, culminó la argentina, quien actualmente trabaja por su cuenta.