Cada año se sacrifica más el sueño para evitar atascos en la metrópoli

Debido a los atascos viales constantes, los ciudadanos acortan el tiempo para dormir y así llegar sin problemas a sus destinos; sin embargo, las secuelas son trastornos del sueño, según el médico Gustavo Cosenza Chacón, quien atiende a unos 190 pacientes al año, por padecimientos de “privación del sueño”.

Publicado el
Ingreso a la ciudad desde la ruta al Atlántico.(Prensa Libre: Paulo Raquec)
Ingreso a la ciudad desde la ruta al Atlántico.(Prensa Libre: Paulo Raquec)

El neurólogo, certificado en Estados Unidos para tratar esa problemática y fundador de la Casa del Sueño, aseguró que  desde hace 10 años atiende entre tres y cuatro pacientes a la semana por las secuelas de no dormir lo suficiente, debido a que madrugan para evitar los atascos en la metrópoli, casos que antes no eran comunes en el país.


“Mientras la ciudad crece también lo hace la cantidad de vehículos y el número de personas que no duermen lo suficiente, madrugan demasiado y eso les ha generado padecimientos. Hay semanas en que atiendo hasta 10 pacientes por ese problema. Las personas dicen que deben tomar mucho café durante el día para no dormirse”, refirió el experto.

Los pacientes del especialista llegan de diferentes sectores, como Amatitlán, Villa Nueva, carretera a El Salvador y zona 18, donde los problemas de carga vehicular se han agravado, según datos de las policías de tránsito.

Enfermedad

El experto precisó que la mayoría de pacientes, a raíz de no poder dormir bien, padecen con frecuencia de dolores de cabeza, problemas estomacales y falta de concentración.

Para prevenir las secuelas, el  médico recomienda acostarse temprano y dormir lo suficiente durante el fin de semana, ya que se pueden recuperar esas horas perdidas de sueño.

 “Todo depende de la edad y la condición física. El promedio para dormir bien es de ocho horas, algunos incluso solo necesitan seis, mientras que otros deben dormir hasta 10 horas para sentirse bien”, aseguró Cosenza. Agregó que también atiende a pequeños en edad escolar que tienen dificultad para concentrarse, debido a que no duermen lo suficiente.

“El niño que no duerme bien estará con sueño en la clase y no estará concentrado”, indicó.

 Largo viaje

El intendente de Tránsito de la capital, Amílcar Montejo, precisó que el horario de mayor circulación de vehículos es entre 6 y 8.30 horas, aunque en varios sectores los atascos comienzan antes y los capitalinos deben madrugar cada vez más si quieren llegar a tiempo a sus destinos,debido a que cada año hay más carga vehicular y los horarios de los atascos cambian.

Durante el ingreso al Trébol desde la calzada Roosevelth muchos automovilistas se muestran cansados.(Prensa Libre: Paulo Raquec)

Según datos de la Policía Municipal de Tránsito de Villa Nueva, en tiempo de clases, la circulación de automóviles que van a la capital comienza a las 4.30 horas y desde ese municipio a Centra Sur un vehículo se tarda en promedio 90 minutos para llegar, aunque el tiempo puede extenderse hasta tres horas si ocurre algún percance en esa ruta.