Tigres que atacaron a hombre en Villa Canales regresan al circo Hermanos Ponce

Luego de que los tigres del Circo Hermanos Ponce fueran trasladados a un predio de Chimaltenango, vecinos y maestros de un centro educativo aledaño expresaron su preocupación, pues temen que los animales escapen de sus jaulas y causen daños; sin embargo, los dueños aseguran que se encuentran en un lugar seguro.

Los propietarios del Circo Hermanos Ponce trasladaron recientemente a sus animales a un predio de Chimaltenango, para ponerlos a salvo, pues aseguran que el sábado último hombres armados dispararon contra el terreno donde estos permanecían en El Jocotillo, Villa Canales. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Los propietarios del Circo Hermanos Ponce trasladaron recientemente a sus animales a un predio de Chimaltenango, para ponerlos a salvo, pues aseguran que el sábado último hombres armados dispararon contra el terreno donde estos permanecían en El Jocotillo, Villa Canales. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Algunos vecinos comentaron que los propietarios de los animales son quienes deben cuidar de ellos y alimentarlos para evitar que se registre otra tragedia como la de don Cipriano Álvarez, quien perdió ambos brazos por un ataque de esos tigres cuando permanecían en un predio que él cuidaba en San Rafael, El Jocotillo, Villa Canales.

Un vecino expresó que las jaulas que resguardan a los felinos no parecen seguras, por lo que pidió que las autoridades que brinden seguridad en los alrededores del predio.

Adolfo Pérez, vecino, dijo que aunque se ve que los animales están bien cuidados, es necesario que se refuerce la seguridad en el lugar para evitar otro incidente.

“Es importante que las autoridades establezcan un lugar apropiado para los animales, donde velen por su buen trato y alimentación”, añadió.

José Contreras, otro vecino, refirió que el tema de los animales en los circos es complejo, ya que se tiene conocimiento de que entrará en vigencia la prohibición de exhibición de tigres y leones para presentarlos en espectáculos públicos.

“Lo que deberían hacer el Gobierno es supervisar mejor a los circos para que no exista maltrato contra los animales y sean bien alimentados, porque si no hay dinero para educación y salud menos van a tener para la comida de los animales”, refirió Contreras.

Le puede interesar: Alarma silenciosa evita que agencia bancaria fuera saqueada en Escuintla

Mirsa Castillo, directora de un centro educativo aledaño al predio, expresó: “Estos animales son salvajes y no han perdido su instinto animal, por lo que recomendamos a los propietarios que refuercen la seguridad en los alrededores del inmueble”.

Manifestó que brindarán recomendaciones especiales a los mil 200 estudiantes de las dos jornadas para que si se acercan a dicho lugar lo hagan con responsabilidad. “No queremos que nada malo les suceda a nuestros estudiantes, aunque es necesario reconocer que los animales no tienen la culpa de lo que pueda suceder”, expresó Castillo.

“Como si fueran mis hijos”

El propietario de los felinos, Fernando Ponce, dijo que los animales permanecerán en la entrada al circo en un área adecuada y con personal que los supervise constantemente para evitar incidentes.

“Cuando nuestros animales hacen algún ruido me levanto a cualquier hora de la noche y los atiendo junto al personal especializado, porque son parte de nuestra familia. Los quiero como si fueran mis hijos”, manifestó Ponce. 

Ponce agregó: “Invitamos a las personas para que lleguen al circo y puedan observar el trato que le damos a los animales, las jaulas llenan los requisitos necesarios para garantizar su bienestar. Veterinarios de la Universidad de San Carlos y de Colombia les hicieron una evaluación a los animales y determinaron que están bien cuidados”.

Lea además:Bombero narra angustia durante asalto en Sumpango

Comentó que los felinos a diario comen 15 libras de pollo, pero que está dispuesto a subirles la cantidad, ya que les afectó el calor y el estrés que sufrieron en los casi dos meses que estuvieron en El Jocotillo, Villa Canales. 

Santuario

Ponce manifestó que están dispuestos a entregarlos a un santuario, pero mientras tanto los mantendrán en Chimaltenango.

Añadió que entidades de México y Colombia se han interesado por acoger a los tigres en santuarios, aunque no han dado una respuesta definitiva, debido a que los trámites para trasladarlos duran al menos dos años.

“Estamos felices de que nuestros animales estén en casa, aquí nacieron y se criaron y seguirán hasta que el Gobierno tenga un lugar estable para tenerlos. Ellos son un amor como toda mascota, pero claro que por su tamaño se debe tomar precauciones”, dijo Pamela Ponce.

Contenido relacionado

>Pitbull ataca a niño de 3 años en Plaza de la Constitución

>Ataque de perro deja un muerto en Palencia

>Nace pollo con cuatro patas en Coatepeque