Familiares y amigos le dan el último adiós a Juan de León, el niño migrante que falleció en EE. UU.

“¿Por qué te fuiste? nosotros te dijimos que te quedaras, que no te fueras hijo, que era peligroso, pero no quisiste entender”, decía Tránsito Gutiérrez Oloroso, de 46 años, mientras sollozaba al ver el ataúd que contenía el cuerpo de su hijo, Juan de León, 16, quien falleció el pasado 30 de abril en un hospital de Estados Unidos.

Vecinos y amigos de la familia ayudan a sepultar el féretro. La lluvia incrementó durante la sepultura. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Vecinos y amigos de la familia ayudan a sepultar el féretro. La lluvia incrementó durante la sepultura. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

El joven murió por una infección en la cabeza, que le fue detectada en un hospital de la ciudad de Corpus Christi, en Texas, según el comunicado provisto por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El 2 de mayo último, la Cancillería de Guatemala informó lo ocurrido y gestionó el traslado del cuerpo de Juan, el cual fue finalmente devuelto a su familia el pasado jueves 16 por la madrugada, en la capital.

Desde que el cuerpo del joven regresó a su hogar, en Tizamarté, El Tesoro, Camotán, Chiquimula -a hora y media, aproximadamente de la cabecera-, vecinos de otras comunidades, maestros y amigos de Juan, así como líderes comunitarios acudieron a la humilde vivienda de la familia De León Gutiérrez.

El cuerpo del joven fue velado durante la noche del jueves y finalmente sepultado este viernes, 18 días después de su muerte.

“Es doloroso ver el cuerpo de mi hijo, saber que ya no escucharé su voz ni sus travesuras, que ya no voy a ver su cara, pero, aunque me duele tengo en el corazón la paz de que ya tengo sus restos, de que ya no vivo con la duda de si lo volvería a ver y a poder despedirme de él como yo quería”, manifestó la madre del joven.

Lea también: El lugar desde donde migró la guatemalteca que se atrevió a denunciar a Donald Trump

En tanto, Tanerjo de León, padre de Juan, expresó sentirse agradecido con las personas que residen en comunidades cercanas, pues asegura que le apoyaron desde que supieron la noticia. “Varios medios de comunicación dieron a conocer lo que ocurrió y viajaron hasta nuestra comunidad y les agradezco porque gracias a eso mucha gente ahora sabe la realidad en la que estamos olvidados y lo difícil que es vivir aquí. Jóvenes, luchen y sean sabios, no se arriesguen sin necesidad”, comentó.

Aunque anteriormente los padres de Juan habían informado que el cuerpo de su hijo sería sepultado este viernes a las 11 de la mañana en el cementerio comunal de Tizamarté, fue hasta las dos y media de la tarde cuando sus restos fueron trasladados al camposanto.


Amigos del joven fallecido velan el cuerpo en un pequeño cuarto del domicilio de Tanerjo de León y Tránsito Gutiérrez, padres del menor. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

Familiares informaron que la tardanza se debió a que no tenían vehículo para llevar el cuerpo, pues la carretera es de terracería, con pendientes muy pronunciadas y la lluvia complicó el traslado.

Lea también: El niño guatemalteco que estuvo a punto de ser deportado sin su madre

Algunos vecinos ofrecieron sus picops para apoyar a la familia en el traslado del féretro, así como en el transporte de otros comunitarios que deseaban acompañar el cortejo fúnebre.

Cerca de las tres de la tarde, entre sembradíos de café en las orillas del cementerio y bajo una lluvia fresca, el cuerpo de Juan fue inhumado.

Los padres del joven informaron que, pese a que algunos políticos les ofrecieron apoyo, al final no tuvieron respuesta alguna. De hecho, el féretro en el que descansa el cuerpo de Juan fue provisto por su hijo mayor, quien trabaja desde hace unos años en Estados Unidos.

“Juan era un alumno muy respetuoso, inteligente, creativo, atento pero tímido. Lamento mucho su muerte, pues en término de un año ya son varios jóvenes de comunidades rurales que han optado por viajar a Estados Unidos para trabajar; sin embargo, nuestro querido Juan no corrió con la misma suerte que ellos, descanse en paz”, dijo Jimmy Gutiérrez, quien fue docente del pequeño migrante.

No deje de leer: Felipe Gómez Alonzo, niño guatemalteco que murió en EE.UU., tenía gripe, dicen médicos

“Es triste lo que le está pasando a nuestra acá en las aldeas, vivimos de la tierra, del bosque, del campo, pero cuando hay gente que viene a cortar esos recursos sin consultar a las comunidades se descontrola el clima y nos va mal en los cultivos. Personalmente pido apoyo de parte de organizaciones o al gobierno para nuestras aldeas”, dijo Misael Recinos, residente en Tizamarté.

Juan León Gutiérrez, de 16 años, menor migrante que murió en un hospital de Estados Unidos.(Foto Prensa Libre: cortesía)

Soñaba con estudiar agronomía

El menor fallecido concluyó sus estudios de nivel primario hace dos años, pero por la falta de dinero para continuar en el ciclo básico decidió trabajar con su padre en el campo, específicamente en la siembra y cosecha de maíz y frijol, principales cultivos de esa región, explicó Tanerjo.

El padre del menor comentó que anteriormente Juan ya le había insinuado sus intenciones de viajar a Estados Unidos para apoyar a su familia con los gastos. Además, aseguraba que deseaba continuar estudiando allá para volverse ingeniero agrónomo y regresar a su comunidad con proyectos agrícolas.

Contenido relacionado:

 México restringe el paso de migrantes, a pesar de ello las cifras de deportación no varían

 Trump amenaza con cerrar de nuevo frontera con México y enviar militares armados

Las nuevas medidas antimigrantes de Florida atormentan a guateamaltecos

0