Restos de menor guatemalteco fallecido en Estados Unidos son velados en su comunidad

“Casos como estos pasan en las aldeas todo el tiempo, pero nadie les presta atención porque nadie se recuerda de nosotros”, dice Tanerjo de León, de 65 años, padre del menor migrante Juan León Gutiérrez, 16, quien murió en un hospital de Estados Unidos y cuyos restos fueron retornados a su hogar en Chiquimula este jueves 16 de mayo.

Juan  León Gutiérrez, de 16 años, menor migrante  que murió en un hospital de Estados Unidos.(Foto Prensa Libre: cortesía)
Juan León Gutiérrez, de 16 años, menor migrante que murió en un hospital de Estados Unidos.(Foto Prensa Libre: cortesía)

A casi tres semanas, desde el 2 de mayo, cuando la Cancillería de Guatemala informó de la muerte del menor, los restos del adolescente fueron retornados a su vivienda en Tizamarté, El Tesoro, Camotán, Chiquimula.

El menor falleció el martes 30 de abril por una infección en la cabeza que le fue detectada en un hospital de la ciudad de Corpus Christi, Texas, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

La tarde del 14 de mayo último, Tanerjo de León, y Tránsito Gutiérrez Oloroso, 46, padres del menor, recibieron una llamada de la Dirección General de Migración de Guatemala, en la que les indicaron que debían movilizarse a la ciudad para gestionar el traslado del cuerpo hacia su vivienda, en un viaje que les tomó más de seis horas y un trámite de similar duración.

“No teníamos mucho dinero para ir, pero nos las ingeniamos para llegar a la capital, al llegar a migración fuimos asesorados por gente de esa institución y del gobierno, quienes nos dijeron que se encargaría de apoyarnos con todos los gastos económicos en el viaje de la capital a nuestra comunidad, por eso estamos agradecidos; sin embargo, la pérdida de mi hijo no será compensada con nada”, lamenta Tanerjo.

Los padres de Juan informaron que varias figuras políticas locales ofrecieron apoyo a través de llamadas telefónicas, pero que al final no se había manifestado de ninguna manera. Además, comentaron que fue su hijo mayor, quien reside en Estados Unidos desde hace unos años, quien mandó el dinero para comprar el féretro.

Sueño perdido

El menor fallecido, uno de seis hijos, concluyó sus estudios de nivel primario hace dos años, pero por la falta de dinero para continuar en el ciclo básico decidió trabajar con su padre en el campo, específicamente en la siembra y cosecha de maíz y frijól, principales cultivos de esa región, explicó Tanerjo.

El padre del menor comentó que anteriormente Juan ya le había insinuado sus intenciones de viajar a Estados Unidos para apoyar a su familia con los gastos. Además aseguraba que deseaba continuar estudiando allá para volverse ingeniero agrónomo y regresar a su comunidad con proyectos agrícolas.

“Él siempre fue un muchachito con mucho carisma y querido por mucha gente, era educado y molestón. Realmente duele todo esto pero al menos su cuerpo ya está acá y aunque el luto persiste ya no se vive con la duda de en dónde estará su cuerpo, cómo lo estarán tratando, aún muerto sigue siendo mi hijo”, manifestó Tránsito, madre del fallecido.

Olvidados

Familiares dieron a conocer que el cuerpo de Juan será inhumado este viernes 17 de mayo en el cementerio de El Tesoro, a una hora a pie de Tizamarté.

“Gracias a la gente de nuestra comunidad que ha demostrado apoyo y a los medios de comunicación que se esforzaron por dar a conocer nuestro caso, porque gracias a ellos tuvimos bastante respaldo. Casos como estos pasan en las aldeas todo el tiempo, pero nadie les presta atención porque nadie se recuerda de nosotros”, dijo Tanerjo.

Unos 500 migrantes centroamericanos caminan sobre el río Bravo, en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua México, para cruzar la línea fronteriza hacia Estados Unidos. (Prensa Libre: EFE)

La causa

Valerio León, alcalde indígena de la comunidad de Tizamarté, expresó que parte de las causas por las que muchos jóvenes de estas regiones se van de sus comunidades se debe a la malas cosechas y falta de oportunidades de desarrollo, pues cree que las autoridades han dejado olvidadas esas aldeas y caseríos.

“Duele ver que nuestros jóvenes sufren y quieren irse de su tierra por la falta de oportunidades y apoyo por parte del Gobierno. En estas comunidades hay deforestación, esto deviene en sequías y por lo tanto en falta de cosecha lo que nos afecta a todos, necesitamos que autoridades como el Instituto Nacional de Bosques y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas supervisen y sean justos con el cuidado de nuestros bosques. Nosotros los campesinos vivimos de ellos”, comentó León.

“Es triste lo que le está pasando a nuestra vida acá en las aldeas, vivimos de la tierra, del bosque, del campo pero cuando hay gente que viene a cortar esos recursos sin consultar a las comunidades se descontrola el clima y nos va mal en los cultivos. Personalmente pido apoyo de parte de organizaciones o el gobierno para nuestras aldeas”, dijo Misael Recinos de 27 años, residente en Tizamarté.

Contenido relacionado:

 México restringe el paso de migrantes, a pesar de ello las cifras de deportación no varían

 Trump amenaza con cerrar de nuevo frontera con México y enviar militares armados

Las nuevas medidas antimigrantes de Florida atormentan a guateamaltecos

1

Thelma Herrera Hace 3 meses

El ver el rostro de este nino me rompe el corazon, como madre no puedo imaginar el dolor de perder un hijo y especialmente sabiendo que lo hacia para ayudar a su familia, este es el resultado de un govierno fallido, de politicos de turno que una vez arriva se olvidan de quien los llevo a ese lugar. Si tuvieramos fuentes de trabajo y estudio en el pais, no habria necesidad de emigrar por un mejor futuro. Politicos CERDOS.