Claus García vende dulces y bisutería en las redes sociales, para subsistir

Claudia Paola García, de 42 años, nació con deformaciones congénitas y no cuenta con apoyo de familiares para subsistir. Como muchos guatemaltecos, todos los días se esfuerza por buscar una fuente de ingresos y alcanzar sus sueños.

Archivado en:

ciudadesservicio social
Claudia García vende paletas de leche condensada, bisutería y tapetes de distintos precios y tamaños. (Foto Prensa Libre: Yanira Alvizurez)
Claudia García vende paletas de leche condensada, bisutería y tapetes de distintos precios y tamaños. (Foto Prensa Libre: Yanira Alvizurez)

Claudia es hija única y no conoció a más familiares. Solo sabe que su padre era de China. Hace siete años creó su propia fuente de ingresos. Vendía caramelos y bisutería afuera de un supermercado, pero ahora su movilidad se ha dificultado. Las redes se han convertido en su mostrador, desde el que ofrece sus productos. 

“Vendía paletas, caramelos de leche condensada, tapetes y bisutería a bajo costo afuera de un supermercado”, pero con el tiempo se le complicó movilizarse y ahora lo hace a través de Facebook y por teléfono, indicó.

Claus, como la llaman sus clientes y conocidos, comentó: “Me siento muy feliz porque hago un trabajo digno y le agradezco a Dios estas ganas que me da de seguir adelante”.

Cuenta que cuando su mamá, Clara Luz García, originaria de El Salvador, tenía seis meses de embarazo los médicos le dijeron que por su discapacidad no viviría muchos años.

“Saber que su hija no sería una persona normal le causó mucho dolor a mi madre, pero su amor era más fuerte que decidió luchar para darme lo mejor durante los años que Dios me concediera”, expresó.

En una habitación, Claudia García mantiene el optimismo por salir adelante. (Foto Prensa Libre: Yanira Alvizurez)

La muerte de su mamá, por cirrosis hepática, ha sido hasta ahora una de las situaciones más difíciles que le ha tocado vivir.

“Aún me duele su ausencia, pues nunca imaginé que ella se moriría antes que yo. Me siento vacía”, manifestó Claus, como le llaman cariñosamente sus clientes y conocidos.

Esperanza

Claudia se levanta cada día con la esperanza de encontrar una oportunidad para reincorporarse a la sociedad. Por su condición, en ocasiones ha sido víctima de discriminación.

Manifiesta que asiste a un grupo de Fraternidad Cristina de personas enfermas y con discapacidad, que promueve la igualdad, amor y perseverancia.

“Me gusta apoyar a las personas que al igual que yo sufren alguna enfermedad o discapacidad”, manifestó, mientras mostraba algunos de sus productos.

Sus principales clientes son los niños, quienes prefieren las paletas de sabores. (Foto Prensa Libre: Yanira Alvizurez)

Claus asegura que sus sueños son encontrar un trabajo en el que pueda desenvolverse, encontrar a algún familiar de su mamá y tener la oportunidad de estudiar dibujo y pintura.

Además, su anhelo es contar con una vivienda propia, pues actualmente alquila una pequeña habitación en la casa de unos conocidos, en San Cristóbal, zona 8 de Mixco.

¿Desea apoyar a Claus?

Las personas que quieran apoyar a Claudia se pueden comunicar a los teléfonos:59663656 y 59880826 o en Facebook como Claudia Paola García.

Claudia García recuerda a su madre y asegura que aún no supera su ausencia. (Foto Prensa Libre: Yanira Alvizurez)