Bosques desaparecen ante el incremento de talas ilegales y sectores exigen controles en ventas de madera

Según algunas personas que se dedican a la comercialización de madera legal, cerca del 50 por ciento del producto que se vende en Guatemala proviene de talas ilegales.

Se calcula que el 50 por ciento de la madera que se comercializa en el país proviene de talas ilegales. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)
Se calcula que el 50 por ciento de la madera que se comercializa en el país proviene de talas ilegales. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

Sectores relacionados con la venta de madera en el sur del país exigen a las autoridades que implementen acciones “contundentes” contras las talas ilegales, pues estas ponen en riesgo los pocos bosques con que aún se cuentan.

Melvin Navarro, regente forestal, consultor ambiental y gerente del aserradero El Tejar, ubicado en Masagua, comentó que procesan más de 500 tonelada de madera al año, pero lo hacen de forma responsable, con el objetivo de mantener equilibrio en los recursos naturales.

“Nosotros estamos en ley y como parte de la responsabilidad en la comercialización de la madera reforestamos, pues estamos conscientes de que quienes lo hacen de forma ilegal depredan gran cantidad de árboles que nunca se recuperan”, dijo Navarro.

Podría interesarle: Qué zonas de la capital tienen más parques y cómo estas mejoran la calidad de vida

Añadió que faltan acciones de parte de las autoridades correspondientes para conservar los bosques. “Esto es un compromiso de todos, desde los comunitarios al observar que están talando los bosques, hasta los agentes de la Policía Nacional Civil que patrullan las carreteras, pues es por ese medio que la madera llega hasta los negocios clandestinos”, resaltó Navarro.

Fermín Camposeco, técnico del Instituto Nacional de Bosques (Inab) en Escuintla, aseguró que debido a las acciones que han emprendido por medio de los incentivos forestales, han logrado la recuperación de 16 mil hectáreas de bosque en el departamento.

Melvin Navarro, gerente del aserradero El Tejar, asegura que hace falta más control en las carreteras para evitar el traslado de madera ilegal. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

“Calculamos que se restablecieron más de 18 millones de árboles con estas acciones y se emprenden otras para sancionar a quienes no cumplen con las normas y que no quieren regularizarse, pues al final no solo es la tala ilegal, sino que también el que no pagan impuestos”, señaló Camposeco.

Lea también: Animales silvestres son rescatados en las calles de la capital

Con la pérdida de bosques en Escuintla, también se pone en riego las fuentes de recarga hídrica, lo que impacta, principalmente en la temporada seca, en la producción de alimentos, pues se carece de agua para sistemas de riego.

Contenido relacionado

> Plagas de gorgojo amenazan los bosques de la capital
> Agricultores guatemaltecos exigen al Estado que proteja las semillas criollas
> Qué rutas se pretenden implementar con el sistema de teleférico en Mixco