Estudiantes recibían clases en el piso en el Instituto de Aplicación Martínez Durán

Padres de familia se manifestaron este miércoles en las instalaciones de Escuela de Aplicación “Dr. Carlos Martinez Durán”, en la avenida Petapa, zona 12, para exigir escritorios y un edificio propio para el establecimiento y que se garantice la seguridad de los estudiantes.

Estudiantes de Instituto de Aplicación Martínez Durán reciben clases en el piso, por falta de escritorios. (Foto Prensa Libre: Eslly Melgarejo)
Estudiantes de Instituto de Aplicación Martínez Durán reciben clases en el piso, por falta de escritorios. (Foto Prensa Libre: Eslly Melgarejo)

La petición de los padres de familia obedece a que la Universidad de San Carlos (Usac) derribó un muro para construir más estacionamientos y eso deja en riesgo a los menores. Luego de una reunión con autoridades se llegó a varios acuerdos en beneficio de los estudiantes

En el suelo reciben clases los estudiantes de la Escuela desde que iniciaron las clases el lunes pasado, cuando les sorprendió que sus aulas no contaban con escritorios.

Esto ha hecho que los padres de familia denunciarán la situación, a la que se suma el incumplimiento de un usufructo entre el establecimiento y la Usac que debería finalizar dentro de cinco años.

Directivos de esa casa de estudios superiores decidieron botar la pared y portones del establecimiento para construir un estacionamiento sin la autorización del director del centro educativo, lo que causó molestia en los padres de familia, pues temen por la seguridad de sus hijos, así que se unieron en una asamblea para denunciar y encontrar una solución al problema.


“Es triste la situación por la que estamos pasando, pues se está privando a los niños no solo del área recreativa sino de la falta de comodidad para recibir clases, ante la falta de escritorios ¡Es denigrante!”, expresó Marleny de la Cruz, cuyo hijo de 13 años cursa primero básico en la sección B.

Jessica de Hernández, otra madre de familia, indicó: “Mi hijo acordó con un grupo de compañeros que traerían un cojín para hacer menos incómoda la estadía en el centro educativo y sus clases las recibe en el suelo”.

“Cuando mi hijo llegó a la casa el primer día de clases yo le pregunté que en donde se sentó y qué le pasó, pues estaba totalmente sucio, fue cuando me explicó que no tenían escritorios”, manifestó.

Ante la insistencia de los padres se llevó a cabo una reunión entre el director del instituto, representantes de la Usac, de la Dirección Departamental Guatemala Sur y la Procuraduría de los Derechos Humanos, como observadores.

Al finalizar la reunión se firmó un acta con los acuerdos alcanzados, indicó José Luis Chocoj, director del establecimiento.  “Se acordó que en un plazo de semana y media se va a circular malla metálica para resguardar el edificio con el compromiso de que la construcción se haga después”, refirió.

Agregó: “El Ministerio de Educación hará una donación de 253 escritorios, también lo hará la Universidad y serán ellos quienes vengan a dejar los escritorios. También podremos utilizar las áreas deportivas de la Escuela de Formación de Profesores de Enseñanza Media, y el 21 de enero se estableció como fecha límite para que se cumpla el acuerdo pactado el día de hoy”.

Claudina Juárez, delegada de los padres de familia de primer ingreso y quien estuvo en la reunión, aseguró que las autoridades de la Usac se comprometieron a suspender los trabajos mientras se busca la manera de no vulnerar los derechos de los adolescentes, que colocarán una malla donde se botó la pared y ofrecieron iniciar a trabajar y regresar los portones que eran del establecimiento.

Una maestra imparte su curso a los estudiantes, quienes se sientan en el piso. (Foto Prensa Libre: Eslly Melgarejo)

Wendy López, de la Dirección General Administrativa de la Usac, indicó que la posición de la universidad es apoyar al centro educativo. “Donaremos mil escritorios y estamos trabajando en un convenio para usar las instalaciones deportivas de forma coordinada”, refirió.

 

Le puede interesar

>Niños utilizaron sus ahorros para reparar sus escritorios en Izabal

>En Petén, estudiantes repararon sus propios pupitres

>Así se transformó una escuela en Retalhuleu

 

0