Alarma surgimiento de supuesto grupo insurgente

El surgimiento de un supuesto grupo insurgente que exige la salida de empresas que construyen hidroeléctricas en San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, causó alarma entre  pobladores, y autoridades de ese departamento reforzaron la seguridad en el municipio.

Panorámica de Ixquisís, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, donde grupo insurgente dice que opera. (Foto Prensa Libre).
Panorámica de Ixquisís, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, donde grupo insurgente dice que opera. (Foto Prensa Libre).

El gobernador   Hiram Martínez dijo que se  formó un gabinete con personal del Ejército, Policía Nacional Civil, Ministerio Público  y la Gobernación, con el  objetivo de  investigar el surgimiento del supuesto grupo armado Frente Armado Campesino (FAC), el cual se pronunció a través de redes sociales con el argumento de que velan por los recursos naturales.
 
“Se investiga quiénes son los responsables de la grabación del video publicado en Facebook, en el cual un hombre identificado como subcomandante Toledo amenaza a trabajadores, financistas y propietarios de la empresa   Promociones y Desarrollos Hídricos (PDH), la cual construye   una hidroeléctrica en la aldea Ixquisís”, añadió Martínez.

El vocero de la Presidencia de la República, Heinz Hiemann, dijo que los ministerios de la Defensa y de Gobernación ya están informados de los videos que circulan en redes sociales.

Aunque hasta el momento no ha tenido ninguna incitación violenta, “es preocupante la autodenominación de este grupo de campesinos y al nombrarse grupo armado están atentando contra la seguridad nacional”, añadió.

Según el vocero presidencial, se efectúa una investigación de este caso. “Los ministerios de Gobernación y  Defensa están realizando las investigaciones para determinar quiénes están organizando estos grupos armados, así como quiénes son sus posibles financistas, para buscar a los responsables si se llegaran a ocasionar algún hecho   violento”, resaltó Hiemann.

Un agente de la PNC dijo que el supuesto líder de la agrupación asegura que están cansados de los abusos que cometen contra los indígenas y de los daños causados a los recursos naturales.

“Nos llama la atención la logística utilizada por el grupo insurgente; cómo consiguieron el armamento, cómo operan  y el alcance que han tenido, lo cual es objeto de investigación”, dijo.

Video

En redes sociales se compartió un video que muestra al supuesto líder de la agrupación, quien se hace llamar como subcomandante Toledo. (Video compartido por el canal en Youtube: audioschileros)

Ilegalidad

Vayron Herrera, representante de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos, indicó que se  tiene conocimiento de que esa agrupación, se mantiene activa en el norte del departamento.

“Violenta los derechos humanos de las personas que están de acuerdo con el marco jurídico, situación que afecta la convivencia pacífica, gobernabilidad y estado de Derecho”, manifestó Herrera.

“La situación preocupa tanto a la población como a las entidades que velan por los derechos humanos, pues ya se han registrado atentados contra instalaciones”,  aseguró.

Representantes de la empresa PDH afirmaron  que han sostenido   reuniones con los pobladores de las comunidades  donde operan, y que trabajan  con  normalidad en la construcción de la hidroeléctrica, la cual beneficiará a los vecinos con proyectos sociales y energía.
   
“No descartamos que ese grupo insurgente esté integrado por quienes tienen órdenes de captura en Pojom, donde hay oposición de algunos pobladores para el funcionamiento de la hidroeléctrica”, comentó un representante de  PDH.

Añadió que han solicitado a las autoridades investigar y desarticular el grupo, pues como empresa han actuado en el marco de la Ley y cuentan con el respaldo de las comunidades.

Causan  daños

El 5 de mayo del 2014, un grupo armado incursionó en el campamento de la empresa que en ese entonces realizaba los trabajos de pavimentación de la ruta de la Franja Transversal del Norte y quemó toda la maquinaria, en San Mateo Ixtatán.

Ese mismo día, pobladores con el rostro cubierto incursionaron en las instalaciones de la hidroeléctrica PDH y causaron destrozos.