Chorizos huehuetecos, sabor que perdura por generaciones

Producto huehueteco se comercializa en varios departamentos del país.

Antonia Matías muestra parte de la producción de chorizo y longaniza en su taller artesanal en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Antonia Matías muestra parte de la producción de chorizo y longaniza en su taller artesanal en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

A sus 78 años, Antonia Matías Martínez subsiste gracias a su trabajo artesanal de elaborar chorizos, longanizas, butifarras y carne adobada, un oficio que se ha transmitido en su familia durante cinco generaciones.

Embutidos doña Tonita es el nombre comercial que apenas hace un par de años decidieron ponerle a sus productos, los cuales venden en Guatemala, Suchitepéquez, Antigua Guatemala y con menor escala en Huehuetenango, donde compiten por el mercado invadido por comerciantes que preparan estos embutidos.

 

Doña Tonita explica que su jornada inicia a la una de la madrugada. La acompañan su hijo, nuera y dos colaboradores. Cada semana elaboran entre tres mil y cinco mil unidades, y su trabajo consiste en seleccionar los productos, retirar el exceso de grasa de la carne y aplicar la cantidad exacta de ingredientes, según la receta de la familia.

También lea: En Huehuetenango están preocupados porque las cifras de niñas embarazadas no disminuyen
Matías recuerda que desde niña participó en estas tareas, lo que le permitió conocer todos los detalles para sazonar los productos, los cuales empaca en canastos de carrizo para llevarlos en bus a Mazatenango, donde posee una lista de clientes.

 

“Con este trabajo crecí a mis dos hijos, Dios me ha bendecido porque durante años únicamente un asalto he sufrido, aunque no me quitaron nada solo fue el susto”, relata Matías.

Antonia Matías y su familia se dedican a preparar chorizos huehuetecos. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Matías aconseja a los jóvenes a emprender, porque, según dice, el trabajo dignifica a la persona.

También lea: Acceso a la justicia para niñas madre es difícil en Huehuetenango, donde 90 menores están embarazadas
Adonías Ajeataz Matías es el quinto heredero de este arte culinario y dice sentirse orgulloso por la labor familiar. Su esfuerzo diario es mantener la producción y lograr expandir el mercado, pues por ahora deben salir del departamento para tener mejores ventas.

 

Agrega que, por lo complejo del mercado busca diversificar la herencia que le han transmitido, pues las industrias manejan sustitutos de la carne, lo cual es barato para el consumidor final, mientras que lo artesanal no pueden bajar de precio porque conservan su calidad.

 

“Esta es una receta de mi tatarabuela que después de 120 años se mantiene”, detalló.

 

Hace unos años decidió crear una marca comercial, pero no cambia la forma artesanal de preparar los productos. “Aquí todo se hace a mano, con el cuidado que se mantengan los estándares de calidad, que es lo que buscan nuestros clientes”, relató.

Adonias Ajeteaz muestra parte de la producción de chorizos. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

También lea: “Seño, yo voy a correr el ascenso”, niño de 6 años sorprende mientras sube hacia los Cuchumatanes
Marian Escobedo, nuera de doña Tonita, dijo que cuando se casó con Adonías aprendió todo sobre la elaboración de los embutidos y la administración del negocio y que con la marca que se creó han logrado expandirse a mercados de la capital.

 

Participar en grupos de microempresarios ha fortalecido sus capacidades y con esos aportes lograron mejorar la presentación del producto y aumentar las ventas, pues hacen entregas bajo pedido.

 

Ronald Casto, uno de los colaboradores de la familia, comentó que tiene a cargo la distribución en la cabecera, un mercado competitivo donde les ha sido complicado; sin embargo, mantienen la ilusión de abrirse nuevos espacios comerciales.

Contenido relacionado

>  Por embarazo, 65 niñas de Escuintla dejan sus estudios

>Historias y retratos de nueve menores embarazadas en Guatemala

>Niñas que son madres viven entre la desesperanza y la nula atención del Estado

 

0