Crecen opciones para elegir carrera universitaria en Huehuetenango

Jóvenes cuentan con un abanico de carreras para elegir en nueve casas de estudio superior.

Estudiantes universitarios (de blanco) instruyen a un grupo de alumnos del nivel medio durante una feria académica efectuada en la sede de la Universidad Mariano Gálvez de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Estudiantes universitarios (de blanco) instruyen a un grupo de alumnos del nivel medio durante una feria académica efectuada en la sede de la Universidad Mariano Gálvez de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Erick González Pérez tiene 20 años y hace dos viajó de La Patria, San Miguel Ixtahuacán, San Marcos, a Huehuetenango para estudiar una carrera universitaria. Aunque al principio quería ser médico se decidió por Derecho.


Huehuetenango está más cerca de la comunidad de González Pérez y ofrece mayores opciones. El joven gasta entre Q2 mil y Q3 mil mensuales, de acuerdo a la cantidad de cursos, libros o materiales que necesite para sus estudios y además paga un pensionado, donde le brindan alimentación.

Afirma que para los jóvenes hay muchas alternativas para profesionalizarse, pero que no todos tienen los recursos económicos para pagar una universidad privada y acuden a la sede regional de la Universidad de San Carlos.

Edwin Cardona Ambrosio desarrolla contenidos educativos y afirma que es fácil detectar la expansión de la educación superior en el departamento, donde funcionan nueve casas de estudio, a partir de 1994 con la llegada de la Universidad Francisco Marroquín.

“Hay una cantidad y diversidad de carreras que son oportunidades para la población para crecer y ofrecer sus servicios al mundo”, indicó.

Agrega que Huehuetenango constituye un mercado “apetitoso” para cualquier institución que quiera desarrollar servicios en el área académica y que el desafío es identificar las carreras que se necesitan y quieren cursar las personas, para que no provengan como imposición de una visión de pensamiento a nivel central, sino que se acomoden a las necesidades de la población.

Emprendedurismo

Cardona asegura que se debe cambiar la mentalidad de que al graduarse de la universidad los profesionales encontrarán un empleo, pues esas oportunidades son limitadas, y que se debe creer en el emprendedurismo. “Se considera que en Huehuetenango no hay desempleo, en Guatemala y América Latina no hay trabajo y la realidad es que en el mundo no hay empleo, lo que hay que hacer es generarlo”, enfatiza.
Le puede interesar Segeplan informa sobre becas en el extranjero, así fue el evento del 2017
Las universidades de San Carlos, Rafael Landívar, Mariano Gálvez y Da Vinci han invertido más de Q250 millones en infraestructura y equipamiento y ofrecen carreras con laboratorios que se convierten en un atractivo para los jóvenes, muchas veces captados desde que inician el último año de diversificado.

Esas casas de estudios superiores impulsan ferias académicas para facilitar el acceso a la universidad, y todas compiten por captar la mayor cantidad de estudiantes.

El director de la Universidad Rafael Landívar, Manrique Díaz, explica que la expansión es normal y se justifica con el aumento de la población y por el interés de padres de familia en brindar mejores oportunidades a sus hijos.

Señaló que mientras mayor sea el nivel académico de un profesional así son las aspiraciones salariales que se pueden tener, pues no es lo mismo que alguien tenga ciclo básico que maestrías o doctorados. “Es increíble como en
Huehuetenango se ha expandido la educación superior y la apuesta que se le hace, lo cual se refleja porque -las universidades- construyen su propio campus”, dijo.

En el siguiene video se observa a un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad del Valle de Guatemala, que participó en abril en la competencia anual Shell Eco-maratón 2018 en EE. UU. con un vehículo ecológico.

Acercamiento

Según Díaz, una modalidad que ha sido funcional para algunas universidades es acercar las sedes a los municipios, lo que evita que el estudiante viaje a la cabecera departamental. “Tenemos que destacar que las mujeres son ahora quienes más oportunidad tienen y se acercan para profesionalizarse”, indicó.

A decir de Víctor Manuel Calderón, director de Universidad Da Vinci, el crecimiento es generalizado a escala nacional. Dijo que hace cinco años había 260 mil estudiantes en todas las universidades y que ahora suman 370 mil.
También lea: Estas son las 10 profesiones mejor pagadas
El profesional indica que el crecimiento ha sido entre 35% y 40% y que este año le toca a Huehuetenango. Recuerda que antes, para la población de ese departamento, las opciones eran viajar a Quetzaltenango o Guatemala.

El Campus Central de la Universidad Da Vinci está en la cabecera de Huehuetenango y se ha extendido a 50 lugares del país, comentó.

Cobertura

Para Otto Salguero, director del Centro Universitario de Noroccidente (Cunoroc) de la Usac, la falta de cobertura estatal ha catapultado a las entidades privadas que ofrecen otras opciones.

Agrega que de las 15 universidades en Guatemala la única estatal es la Usac, que no puede expandirse por las limitaciones económicas. “Desde el 2010 tenemos el mismo presupuesto, aunque tenemos nuevas carreras que se ofrecen a la población”, refirió.

Estima que Q17 millones es el presupuesto mensual para las cuatro sedes en el departamento con cuatro mil estudiantes matriculados y lamenta que la deserción es alta en todas las sedes de las casas de estudios superior instaladas en Huehuetenango, debido a que los estudiantes no están preparados para acceder a educación superior.

Contenido relacionado:

> La bicitaxista que estudió Derecho
> EE.UU. becó a 10 emprendedores guatemaltecos
> Emilio, el hombre de 80 años que estudia primaria