Grupo de pobladores destruyó la única patrulla en Todos Santos Cuchumatán

La sede de la Policía Nacional Civil (PNC) en Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, funciona con normalidad, luego de hechos violentos por una riña entre vecinos; sin embargo, los agentes no tendrán un vehículo para asistir a la población por tiempo indefinido, mientras se repara la unidad que fue dañada por un grupo de pobladores.

Archivado en:

HuehuetenangoPNCsucesos
Pobladores de Todos Santos Cuchumatán causan daños a un autopatrulla de la PNC. (Foto Prensa Libre: Heidy Samayoa)
Pobladores de Todos Santos Cuchumatán causan daños a un autopatrulla de la PNC. (Foto Prensa Libre: Heidy Samayoa)

El agente Roliberto Castillo explicó que el 24 de diciembre dos hombres fueron capturados por ebriedad y escándalo, pero ambos fueron liberados un día después.


Agregó que durante la celebración de un baile en el centro del municipio, bajo efectos de licor, se inició una pelea y cuando los policías intervinieron, un grupo de vecinos la emprendió en su contra y destruyeron los vidrios de la única patrulla asignada a este municipio, además de causar destrozos menores en la sede policial.

Castillo dijo que luego de los hechos violentos las autoridades locales intervinieron y todo regresó a la calma, no hubo necesidad de abandonar el municipio como ha ocurrido en otros poblados de Huehuetenango.

El policía refiere que por ahora realizan su trabajo con normalidad, sin precisar detalles del tiempo y procedimiento para reparar la unidad que fue dañada por un grupo de vecinos.

Impacta imagen

El empresario Basilio Chales aseguró que los incidentes fueron causados por una descoordinación pues en el pueblo se nombran comisiones de seguridad cuando hay fiestas grandes como el Día de Todos los Santos, Navidad, Año Nuevo, Semana Santa, entre otras, y estos grupos apoyan a la PNC para evitar que personas ebrias causen conflictos.

Añadió que los disturbios generan una mala imagen para el municipio, aunque aclara que no fueron todos los pobladores, pues se trató de una fiesta particular a donde él acudió, pero al notar que se salía de orden decidió retirarse.


“Este fue un problema local que no involucra a ningún turista, nosotros sabemos que los visitantes son importantes por eso les garantizamos su seguridad al visitar el municipio”, indicó.

Señaló que los responsables fueron plenamente identificados por lo que las autoridades deben investigar los hechos y deducir responsabilidades, pues muchos trabajan para promover el turismo y este tipo de acciones violentas solo les causa una mala impresión.

Chales opina que la seguridad es buena en el pueblo, pero esta vez faltó coordinación porque para las fiestas granes se coordina con las autoridades locales que se encargan de la seguridad y son nombrados por cada comunidad.

Aclara que a diferencia de otros municipios en Todos Santos Cuchumatán hay organización comunitaria, lo que permite mantener un orden, ellos apoyan a los policías para mantener la tranquilidad en las distintas comunidades y el área urbana, expuso.

Personal de la auxiliatura de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) realizó un monitoreo para establecer los hechos y se constató que fue un grupo de pobladores el responsable de provocar los daños, lo que no ha sido motivo para que los agentes salgan del municipio y, por el contrario, los pobladores se encuentran molestos por el uso de violencia en contra de la PNC.

Se trató de obtener una versión del gobernador departamental, pero en su despacho se informó que el 23 de diciembre fue la última vez que llegó a la Gobernación Departamental.

Contenido relacionado: 

> Detienen en la capital a secretario municipal de Cunén, por el partido Vamos

> La remota aldea en la que nació Felipe Gómez Alonzo, el niño que murió en EE. UU.

> Exfuncionarios ediles de Xela no tienen fondos para pagar millonaria fianza en juzgado

0