Industrias deben prever emergencias

Luego de incendio en una recicladora de la zona 7 capitalina, expertos señalan que ese tipo industrias de prever emergencias de gran magnitud y prepararse para afrontarlas.

En la recicladora Ecoplast, S.A. se recibía unas 400 toneladas de plásticos y bolsas de nailon al mes; además; cada día se trituraban más de 12 toneladas de plástico y cuatro de bolsas, suficiente material para constituir un peligro, tanto para trabajadores como para los vecinos, señalan expertos.

El acurdo gubernativo 229-2014 dio vida al reglamento Salud y Seguridad Ocupacional, el cual traza las medidas de seguridad que deben tomarse en las empresas para evitar accidentes.

Ludwyn Fuentes, coordinador de la Comisión de Salud y Seguridad Ocupacional del Colegio de Ingenieros de Guatemala, señaló que el fin común de esa normativa es proteger a los trabajadores y a los vecinos de las áreas donde se ubican las empresas.

Fuentes señaló que compañías como la recicladora quemada deben contar con un comité de salud y seguridad ocupacional bipartito -trabajadores patronos-, con el fin de velar por la seguridad de empleados que se encuentran en los inmuebles.

“Hay muchos riesgos dentro de las empresas a los que no se les da importancia, como el orden y la limpieza, pues estos pueden conllevar a muchos peligros”, detalló Fuentes.




El experto refirió que las empresas deben contar con una brigada contra incendios, así como con personal capacitado sobre el uso de extintores.

Además, explicó que deben poseer detectores de humo y rociadores de agua en áreas críticas, para prevenir incendios cuando no haya trabajadores de turno. 

Además comentó: “los riesgos eléctricos se dan debido a que los cables por donde pasa la corriente están pelados, lo que podría generar un incendio, máxime en lugares donde se almacenan materiales altamente inflamables. Deben existir normas y procedimientos de manejo para cada producto”.

Otro aspecto que para Fuentes es importante es la capacitación del personal de las empresas, quienes deben de tener conocimiento sobre cómo actuar en caso de emergencias que pongan en riesgo la vida de las personas.

Contaminación

Autoridades del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología alertaron en un comunicado que debido al incendio en la recicladora la calidad del aire fue afectada, pues en el ambiente circulan diminutas partículas que pueden llegar a los pulmones.

El documento añade que las personas pueden experimentar dolor de pecho, palpitaciones, respiración acelerada, fatiga, arritmia cardíaca, ataque al corazón y tos. Los más susceptibles son los niños, adultos mayores y embarazadas.

Julia Flores, educadora del Ministerio de Ambiente, señal�� que debido al tipo de producto que se quemó hubo liberación excesiva de toxinas y bioxinas , las cuales afectaron a quienes trabajaron en el control del siniestro y a los vecinos de sectores aledaños.

Peligro

Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) y el Centro de Estudios Urbanos y Regionales (Ceur) de la Universidad de San Carlos de Guatemala, esa es una de las industrias que debería salir de la ciudad, al igual que las que  manejan pesticidas, productos inflamables y las que almacenan combustibles, debido al  peligro que representan.

José Florentín Martínez, director del Ceur,  señaló que las empresas con capacidades industriales deberían instalarse en áreas no residenciales.

“Se sugiere que estas actividades —de tipo industrial—  se ubiquen en la periferia de la ciudad. Se establecieron zonas industriales, zonas residenciales, áreas para infraestructura, pero en la medida en que la ciudad de Guatemala se expandió y el uso residencial va permeando el área, entonces las industrias quedaron casi al centro de la urbe”, explicó.

El secretario ejecutivo de la Conred, Sergio García Cabañas, coincide en que las empresas deben aislarse: “Ninguna compañía de tipo industrial debería de estar cerca de la población. Ni las compañías de plásticos, ni los que usan calderas, ni los que manipulan pesticidas, menos los que tienen materiales inflamables o almacenan combustibles”.

Según García Cabañas, la cercanía de una empresa industrial a un área residencial es peligrosa por el riesgo de los accidentes y la  afectación a vecinos.

En el caso del incendio en la empresa Ecoplast, se estima que mil toneladas de plásticos —que serían reciclados— se quemaron.

“El incendió tenía riesgos de propagación, pero las paredes que rodeaban las instalaciones no permitieron la expansión a inmuebles cercanos. Ahora estamos evaluando si el lugar es o no habitable”, indicó.

El problema

El director del Ceur señaló que la instalación de empresas industriales en la ciudad es incontrolable.

“Este problema ya rebasó los límites del municipio de Guatemala. Hay expansión del área metropolitana y eso involucra otros municipios. Recordemos que las autoridades ediles no pueden ordenar que salgan las industrias porque la constitución ampara la inversión, por eso deben planear las ciudades  en conjunto”, indicó Martínez.

Estudios del Ceur sugieren que las zonas industriales pueden estar en Chimaltenango, Palín y Escuintla, alejadas de poblados.

Empresa en orden

Alfonso Alonzo, viceministro de Ambiente,  afirmó que Ecoplast cumple, desde el 2007, con los instrumentos ambientales que esa cartera exige para que poder operar, como seguro de caución y estudio de impacto ambiental.

Añadió que la licencia de operaciones la extiende la Municipalidad de Guatemala, basada en el reordenamiento territorial.

El departamento de Relaciones Públicas de la comuna capitalina informó que la institución no regula el funcionamiento de empresas privadas.