“No sabemos nada de mi hijo”: El sueño de un migrante que se transformó en angustia para su familia luego del accidente en Chiapas

Rudy Alexander Nájera Menéndez se comunicó hace 15 días con su familia y les informó que estaba en Puebla, México.

Publicado el
Familia del migrante Rudy Alexander Nájera Menéndez guarda la esperanza que su familiar no esté en la lista de muertos del fatal accidente. (Foto Prensa Libre: Facebook)
Familia del migrante Rudy Alexander Nájera Menéndez guarda la esperanza que su familiar no esté en la lista de muertos del fatal accidente. (Foto Prensa Libre: Facebook)

La tragedia de migrantes en Chiapas, México, mostró uno de los riesgos a los que se enfrentan los migrantes que buscan un mejor futuro fuera de sus países de origen.

La noticia de la muerte de 54 migrantes en un accidente vial en Tuxtla Gutiérrez el jueves 9 de diciembre provocó que en redes sociales circule información que para la familia Nájera Menéndez se ha convertido en zozobra.

“Están diciendo que mi hijo está muerto, pero yo no lo creo”, dice Rudy Nájera, padre de Rudy Alexander Nájera Menéndez, quien salió de San Carlos Alzatate, Jalapa, agobiado por la falta de empleo en busca un nuevo futuro en Estados Unidos.

Una fotografía de Nájera Menéndez circula en redes sociales donde se asegura que es una de las víctimas del accidente ocurrido en Tuxtla Gutiérrez.

“Él se comunicó con nosotros hace 15 días. Nos dijo que estaba en Puebla, pero luego nos contaron que se había desmayado y que fue lo llevaron a una clínica y luego a un hospital. No sabemos nada de mi hijo”, contó desesperado el padre del migrante.

En el 2017, Nájera Menéndez se graduó de enfermero en una de las universidades del país.

Los datos del profesional constan en el registro de personal del Ministerio de Salud de Guatemala.

La familia del migrante guarda la esperanza que su familiar no esté en la lista de muertos del fatal accidente.

“No sé por qué relacionan a mi hijo con el accidente, él iba adelante. Estoy seguro de que no tomó ese tráiler”, comenta Nájera.