Muere Leon-O, el rey del Zoológico La Aurora

Luego de padecer varias enfermedades, Leon-O, el único león resguardado en el Zoológico La Aurora, en la zona 13, falleció el miércoles 13 de diciembre, informó este lunes la entidad en su página de Facebook. 

"Leon-O" vivió poco más de 22 años, aproximadamente 90 en edad humana. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
"Leon-O" vivió poco más de 22 años, aproximadamente 90 en edad humana. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Leon-O,  llegó hace 20 años al zoológico La Aurora, zona 13, y envejeció, desde hace algunos años se dejaron de escuchar sus rugidos y ultimamente su jornada se resumía a comer y dormir. Expertos dicen que su muerte era inminente por la vejez. 

En los últimos tres años se fueron olvidando para los visitantes los días en que se mostraba rudo o se apareaba con las hembras. Antes de su muerte caminaba lento, el cansancio era notorio.


Leon-O cumplió 22 años, pero según los veterinarios del zoológico, con esa edad era como un humano de 90.

No hay necesidad de calcular la edad del león, su comportamiento y sus movimientos lentos mostraron su vejez y fatiga.

Enfermedades

El veterinario del zoológico, Kurt Duchez, explicó que Leon-O se notó cansado porque su ciclo de vida en cautiverio se cumplió y padeció varias enfermedades.

“A este felino se le han dado los mayores cuidados posibles, pero la edad lo lleva al deterioro. Fue sometido a una vasectomía, tiene frecuencia alterada en el corazón, se le han extraído los colmillos, tiene opacidad corneal y ha sido diagnosticado con artritis desde hace dos años. Estamos conscientes de que llegó a su límite de vida y está propenso a morir”, lamentó Duchez.


Pese a las enfermedades, el rey del zoológico siguió mostrando su voracidad y comía 15 libras de carne al día.

Sus cuidadores le administraron medicamentos para evitar que sientiera más dolor por el desgaste de su sistema óseo.  

Fue el rey

Leon-O quizá ignoró que cumplió su ciclo de vida, pero su instinto animal fue el mismo y protegió su recinto hasta el 13
de diciembre del presente año.

A paso lento se paseó sobre las piedras y la maleza y de pronto se le vio rejuvenecido por los elogios de visitantes del zoológico, en agosto pasado.


“¡Es el león, el rey de la selva! Nos va a comer”, gritaban entusiasmados al unísono los niños el miércoles último. Leon-O escuchó el bullicio y regresó a echarse debajo de las piedras. En la última etapa de su vida lo acompañaron dos leonas,  Abuela y Cachorra.

Leon-O fue rescatado por el Zoológico La Aurora en 1997, cuando se alertó de su presencia en las faldas del Volcán de Pacaya.

Duchez explicó que cuando fueron alertados de que un león estaba cerca del volcán pensaron que se trataba de una broma. Las llamadas continuaron durante una semana y fue cuando decidieron verificar.

Según el veterinario, el león fue capturado por los pobladores de San Vicente Pacaya, debido a que estaba comiéndose las gallinas de las familias.

“Cuando el personal del zoológico llegó, el felino estaba en una fosa, era una trampa que le habían tendido para capturarlo y lo lograron, sin hacerle daño alguno. El león era un cachorro y calculamos que tenía 2 años de edad”, relató Duchez.

Se cree que Leon-O escapó de un circo que se instaló en Escuintla y por eso apareció entre las áreas montañosas del volcán. Algunos conocen a este felino como el León de Pacaya, otro mote que se ganó debido al lugar donde fue hallado.

La descendencia

Durante su estadía en el parque La Aurora, Leon-O tuvo hijos debido a su constante apareamiento con Abuela, sus crías fueron enviadas a México, Honduras y El Salvador. Se estima que tuvo 15 hijos, debido a que en su juventud tenía demasiado estímulo sexual, por lo cual le fue practicada una vasectomía.

El felino se caracterizó por ser noble y en el recinto del zoológico convivió con su fiel compañera Abuela y su hija Cachorra.

“Leon-O sigue siendo la atracción salvaje del zoológico y se merece ese reconocimiento por ser un felino luchador, su vida en este parque ha demostrado que es una especie de respeto y que los guatemaltecos aún pueden admirar su belleza”, expuso Duchez, cuando se le entrevistó en agosto.