Tala ilegal en selva petenera continúa pese a denuncias

Aparte de los incendios forestales que se registran en el norte el país, ahora se suma la tala ilegal de hormigo, caoba y cedro.

La tala ilegal se mantiene aunque activistas de grupos ecologistas han denunciado retieradamente los actos ilegales.  (Foto Prensa Libre: cortesía)
La tala ilegal se mantiene aunque activistas de grupos ecologistas han denunciado retieradamente los actos ilegales.  (Foto Prensa Libre: cortesía)

Según activistas, se trata de una depredación en la parte norte de Petén, en la zona fronteriza con México.  La demanda del tipo de madera que se encuentra en el lugar sería para crear tableros de yates y carros de lujo.

Francisco Asturias, director en Petén de la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación, FundaEco, ha denunciado, desde agosto pasado, el ingreso de leñadores mexicanos que depredan la Reserva de Biosfera Calakmul, ubicada en Campeche, México y que se habrían trasladado al lado guatemalteco.

Asturias indicó que el 10 de abril de 2019 se hizo un operativo en el Parque Nacional Mirador Río Azul en compañía de la Policía Nacional Civil y el Ejército donde pudieron constatar que la tala ilegal de madera del lado de Guatemala continúa.  Las dos capturas que hubo con anterioridad, aparentemente no les impide seguir cortando la madera de la selva de Petén.

El director en Petén de FundaEco señaló que quienes cortan la madera son campesinos mexicanos, sobre todo de escasos recursos y que por ganar dinero se pasan del lado de Guatemala a cometer ilegalidades.

Durante la intervención del 10 de abril, quienes se sospecha son responsables de la tala, al escuchar que se acercaban las fuerzas de seguridad corrieron y se pasaron del lado mexicano donde ya no los pueden perseguir, comentó Asturias.

Aparte de la tala ilegal de madera que en mayor cantidad es de hormigo y en menor medida de caoba y cedro se tiene que lidiar con los incendios forestales que se registran en donde habitan comunidades y que son las que se dan cada año.

Amenazas diversas

El Parque Nacional Mirador Río Azul cuenta con una extensión de 116 mil 911 hectáreas y el biotopo Dos Lagunas de 30 mil 719 hectáreas. Esta vasta extensión, considerada una de las más diversas de Mesoamérica, es resguardada por cuatro guardarrecursos del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), seis del Centro de Estudios Conservacionistas (Cecon), de la Universidad de San Carlos, y seis de FundaEco.

El Plan Maestro para la conservación del Parque Nacional, elaborado por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), detalla que su importancia es por la “extraordinaria combinación del patrimonio natural y cultural”, así como por contar con los sitios arqueológicos: Mirador, Nakbé, La Muralla, Río Azul y Kinal.

En la zona también se han decomisado armas de fuego y recorridos de FundaEco han detectado cacería ilegal. En la región del bosque alto de esta área protegida se registra especies como el jaguar, puma, mono aullador y venado entre otros.

Según el Plan Maestro antes citado se necesitaría al menos 50 guarda recursos para proteger la zona.  Sin embargo, a la fecha solo se cuenta con cuatro.

Vigilarán Mirador

El vocero del ejército, Óscar Pérez, confirmó la incursión del Ministerio de la Defensa en el Mirador Río Azul en Petén y que los oficiales al llegar al lugar constataron constató que encontraron madera cortada y arboles de hormigo ya marcados, listos para ser talados.

“La primera brigada de infantería que está a cargo ya planificó el recorrido de las patrullas y la presencia que se va a llevar a cabo para evitar la depredación. Los oficiales que fueron encontraron las rutas bien trazadas que van hacía México”, dijo Pérez.

El vocero dijo que al finalizar la Semana Santa se continuará de una manera planificada con la fundación los patrullajes para evitar la depredación y así cuidar los recursos.

Contenido relacionado:

>Cámaras captan las maravillas naturales que habitan las selvas peteneras.

>Turistas se asombran por jaguar que nadaba en el río Sarstún.

>En diez años se perdieron 7 millones de héctareas de bosques.

1

Leonel Vasquez Hace 3 meses

Y seguirá porque a la delincuencia en el poder no le interesa la destruccion campante en el pais, a ellos solo les interesa que los jets puedan aterrizar descargar la carga y aunque se conviertan en chatarra encima del gran jaguar, les vale.