Abuela de niña muerta en río Bravo, cuya madre está hospitalizada en EE. UU., pide una rápida repatriación

Dolor y consternación vive la familia de la niña Marleny Mereidy Rivera Reyes, de 1 año y 10 meses, oriunda de El Reparo, Coatepeque, Quetzaltenango, quien junto a otros dos menores fue localizada sin vida en la frontera entre Reynosa, Tamaulipas, México, y Texas, Estados Unidos.

Publicado el
Marleny Mereidy Rivera Reyes, de 1 año y 10 meses, fue hallada sin vida en las cercanías de Río Bravo, cerca de la frontera con Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Alex Coyoy)
Marleny Mereidy Rivera Reyes, de 1 año y 10 meses, fue hallada sin vida en las cercanías de Río Bravo, cerca de la frontera con Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Alex Coyoy)

Amelia Sopón, madre de Yequeline Mireidy Reyes Sopón, dijo que su hija viajó a Estados Unidos desde el 30 de mayo y que se llevó a su nieta, de 1 año y 10 meses.

Mencionó que el esposo de su hija, Douglas Rivera, se encuentra en Los Ángeles desde hace dos años y que Yequeline y Marleny Mereidy se reunirían con él en ese estado.

La joven madre le dijo a Amelia que si lograba pasar la frontera y establecerse en el país del norte podría ayudarla económicamente.

“Ahora solicito a las autoridades guatemaltecas o de los alcaldes de Coatepeque, Quetzaltenango, o de La Blanca, San Marcos, que nos apoyen, somos personas de escasos recursos”, expresó.

Agregó: “pedimos, solicitamos que me den información de mi hija Yaqueline, lo único que sabemos es que a ella la sacó migración del hospital para identificar el cadáver de su hija y de las otros niños que aparecieron”.

“De ahí ya no sabemos nada de ella ni de su paradero, el esposo anda preguntando por ella en los centros de detención en Texas y dicen que ahí no hay nadie con los nombres que él da”, señaló.

 

Yaqueline Mireidy Reyes Sopón y su esposo Douglas Rivera; ella fue hospitalizada luego de haber pasado río Bravo y él, en Los Ángeles, EE. UU., donde se reunirían. (Foto Prensa Libre: Alex Coyoy)

 

Amelia viajó ayer, 27 de junio, a la cabecera departamental de Quetzaltenango para acudir al consulado mexicano porque la llamaron para firmar unos documentos, pero no le explicaron nada y le indicaron que no hay fecha de cuándo podría llegar el cuerpo de su nieta.

La angustiada abuela dijo que la niña era muy alegre y colocó una foto junto al peluche que más le gustaba a la pequeña, al que llamaba Lulú.

“La pobreza es la razón de la migración y solicitamos también justicia porque antes de perder comunicación mi hija dijo que la persona que los llevaba les iba a quitar el teléfono a todos los que iban, no quería que nadie tuviera comunicación”, indicó.

Según Amelia, su yerno habló con Yaqueline en el trayecto y ella le dijo que todo estaba bien. “La dejó hablar dos minutos con ella, es todo lo que logramos saber”, manifestó.

Otra familiar de Amelia dijo que espera que sea más rápido el proceso de repatriación y que quieren verificar que los restos que les entreguen sea de la niña Marleny Mereidy.

 

Amelia Sopón instaló un altar en su vivienda de El Reparo, Coatepeque, Quetzaltenango, en homenaje a su nieta Marleny Mereidy Rivera Reyes, quien falleció en río Bravo. (Foto Prensa Libre: Alex Coyoy)

 

El fin de semana pasado, cuatro migrantes guatemaltecos, una mujer y tres niños, fueron hallados muertos en las cercanías del río Bravo. Las madres de dos de los menores permanecen en recuperación en un hospital de EE. UU.

Además, también fueron hallados sin vida Óscar Alberto Martínez, de 25 años, y su hija Angie Valeria, de 1 año 11 meses, en su intento de cruzar el afluente; se espera que este fin de semana próximo lleguen sus cuerpos a El Salvador.

 

Contenido relacionado:

 

> “Mija, no te vayas, por favor”, las últimas palabras que una madre dijo a su hija antes de que esta muriera junto a su hijo en su intento de llegar a EE. UU.

 

> Dos guatemaltecas retenidas por migración en EE. UU. se recuperan en un hospital

 

> Pruebas de ADN, tercer país seguro y federales en la frontera: propuestas para frenar la migración siguen sobre la mesa