Cómo responden los animales del Zoológico Minerva a la cuarentena

Algunas especies del zoológico de Xela extrañan la visita de los niños y adultos, pero para otras es de beneficio que el lugar este cerrado.

Los micoleones disfrutan comer bananos con miel durante el confinamiento, pero también extrañan a los visitantes. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Los micoleones disfrutan comer bananos con miel durante el confinamiento, pero también extrañan a los visitantes. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Desde el 16 de marzo el Zoológico Minerva de Quetzaltenango cerró sus puertas al público, medida que se tomó para prevenir contagios del nuevo coronavirus, con la disposición los 280 animales que viven en el lugar dejaron de recibir visitas ajenas al personal.

Para los micoleones, zorras grises y monos, la decisión no fue del todo positiva porque extrañan a los visitantes, pero para los tigres, el jaguar y el león, la disposición es adecuada y presentan menos estrés.

Al año el zoológico recibe al menos 500 mil visitas.

Dana Palacios, veterinaria del Zoológico Minerva, relató que hay animales más sociables como los monos, quienes extrañan al público; además de las zorras grises, quienes estaban irritadas por la falta de visitas.

Otros animales se mostraron relajados y se expusieron más.

“Simba, el león,  usualmente su comportamiento es salir después de las 16 horas cuando se cierra el zoológico, pero ahora sus rugidos se escuchan con más frecuencia, además se le puede observar  por la mañana. Constantino el jaguar también está más relajado”.

Para evitar que los animales tengan aburrimiento el personal del zoológico realiza “actividades de enriquecimiento”, probar nuevos alimentos para los animales, darle pescado a los tigres, así como a otros animales carnívoros y cangrejo a los mapaches.

Otra atracción para los micoleones es entregarles bolsitas de papel que tengan bananos con miel.

Palacios relató que a las “zorritas grises” se les hicieron camas de aserrín cubiertas con listerine, “se revolcaron en ellas y descansaron”.

Entregarles cajas de sorpresa con alimentos adentro, es otra actividad de enriquecimiento para los animales del zoológico.

Constantino, el jaguar, disfruta de la cuarentena y está más relajado, el personal le entrega cajas con alimento adentro. (Foto Prensa Libre: María Longo)

“Son ejercicios que los mantienen ocupados para ayudar a su salud mental. No podemos dejar de trabajar solo se limitó el personal y se rotan los horarios; no se preocupen porque los animales están bien y algunos más relajados. Para cuando volvamos a abrir tendremos un plan para la transición”, dijo la veterinaria.

Julián de Paz, administrador del parque Zoológico Minerva, informó que durante la crisis se tomó la medida de cerrar el parque para evitar aglomeraciones, pero el personal continúa con labores de limpieza, alimentación y cuidados veterinarios.

Por ahora el personal está conformado por 15 integrantes que trabajan por turnos.

“El coronavirus no ha afectado los recursos del zoológico porque funciona con presupuesto municipal, los ingresos que se percibían desde el año pasado van al fondo común de la Municipalidad de Quetzaltenango, no repercute directamente porque tenemos el presupuesto aprobado por el Concejo anterior que es de aproximadamente Q720 mil. Los proveedores trabajan de manera normal y sin inconvenientes”, afirmó.

Los micoleones aprovechan la visita de la veterinaria para jugar. (Foto Prensa Libre: María Longo)

El presupuesto es para la alimentación de los animales, herramientas mínimas para los trabajadores y material de oficina.

El personal del zoológico explicó que si algún animal se enfermara sería aislado para su tratamiento. “Se cuenta con un área de cuarentena que es un edificio adentro del zoológico pero aislado para los animales enfermos”, dijo de Paz.