Desde hace varias décadas fabrican productos quetzaltecos

Artesanos de Xela promueven el consumo de productos locales como servilleteros, cerchas, cepillos, manteles, porta lapiceros, accesorios, juguetes, ropa, carteras, entre otros objetos que elaboran con sus manos y creatividad.

Artesanos ofrecen diversos productos en los que destacan a Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Artesanos ofrecen diversos productos en los que destacan a Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Con frecuencia el Centro Cultural Casa No´j brinda un espacio a los artesanos quetzaltecos para que expongan sus productos, de esta forma atraen a turistas nacionales y extranjeros, algunos de los expositores son adultos mayores quienes conservan su arte.

“Lo más bonito es poder ser útil a la sociedad a la cual me debo por medio de mi trabajo. Es importante conservar las artesanías porque son parte del desarrollo y demuestran lo que las manos producen”, afirmó Rolando Chuvac, quien es artesano desde hace 50 años.

Chuvac Díaz hace capoteras, cerchas, galerías para cortinas y otros productos, los cuales vende los domingos en el Centro Histórico de Xela, además aprovecha las “fechas especiales” cuando en Casa No´j hay exposiciones.

Remigio Hernández vende las carteras que elabora junto a su familia. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Los artistas aseguran que a pesar de que sus productos son de “buena calidad” y “buen precio”, muchas veces son desplazados por productos importados y “hechos por maquinas”.

“Nuestros antepasados trabajaron las artesanías porque son más naturales, nosotros  mantenemos esta tradición para darlo a conocer al mundo y generar trabajo, al comprar los productos directamente con nosotros – artesanos – las personas obtienen mejores precios”, indicó Juan de la Cruz Sacalxot, quien tiene 45 años de ser artesano.

Sacalxot elabora la mayoría de sus productos con madera y posteriormente los pinta, un trabajo que le demanda mayor tiempo.

Lea además: Emprendimiento que nació en Quetzaltenango llega a México

De acuerdo con los artesanos, los productos bordados son un gran atractivo para los extranjeros, quienes los elaboran consideran que son una “herencia” familiar con diversas amenazas, ya que cada vez hay menos personas que sepan hacerlos.

Fernanda Tumax, desde hace 34 años se dedica a elaborar “trajes típicos”, servilletas, manteles, chalecos y otros productos con bordados.

“Hay tiempos que disminuye la venta, pero cuando los turistas vienen buscan artesanías, ellos saben que son buenos productos, con materiales firmes y bien elaborados, con hermosos diseños, además son un recuerdo de lo que vivieron en el país”, refirió Tumax.

Rolando Chuvac, artesano de Quetzaltenango que elabora cerchas y otros productos. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Para Fabricio Amezquita, director de Casa No´j, dar un espacio para los artesanos es parte de reconocer el proceso que hay detrás de una artesanía.

“Es importante que los espacios culturales aporten a los artesanos porque lo que identifica a una  ciudad es su proceso de realización, si bien algunas artesanías fueron iniciadas a hacer después de la colonia hay muchas que son de origen prehispánico y tienen un sentido devocional y ritual”, afirmó.

Contenido relacionado

Artesanos fortalecen la economía en Quetzaltenango, el 80 por ciento produce textiles

Diseñadores internacionales impactados con confecciones y artesanias de guatemala

Exportación de artesanías creció un 12% en 2018 y buscan abrir nuevos mercados

 

 

0