Estos son los puntos en Xela donde más sufren acoso las mujeres

Palabras obscenas y miradas intimidatorias es parte del acoso que las mujeres sufren en Xela, donde se sienten desprotegidas porque no hay acciones legales en contra de los acosadores. 

Una mujer camina en un parque de Xela, ante la mirada de un hombre. En esos sitios es donde las mujeres sufren mayor acoso. (Foto Prensa Libre)
Una mujer camina en un parque de Xela, ante la mirada de un hombre. En esos sitios es donde las mujeres sufren mayor acoso. (Foto Prensa Libre)

Varias mujeres afirman que no les gusta caminar en ciertospuntos porque se sienten acosadas por algunos hombres. Los casos ocurren principalmente en la terminal de buses y paradas de varios puntos, así como en parques, mercados y fuera de algunos centros educativos.

Una estudiante universitaria de 21 años, quien pidió omitir su nombre, contó que en una ocasión, fuera del Centro Universitario de Occidente (Cunoc), fue víctima de acoso con lenguaje ofensivo por parte de un grupo de hombres que la hizo sentir muy mal, todo frente a otros transeúntes que solo se reían de lo que le decían.  

La joven cambió su forma de vestir, porque aún no olvida los insultos y amenazas que los sujetos le dijeron a principios de febrero último.

“Los descarados me dijeron que me cuidara porque me agarrarían y me probarían porque estaba rica. Eso me dio miedo, porque salgo de noche de la universidad y tengo que usar transporte público para llegar a mi casa y temo que algo me ocurra”, relató.

Lea también: Las pasarelas que se prestan para que las mujeres sean acosadas

Gabriela Rosales, ama de casa, asiste todos los fines de semana al mercado La Democracia, zona 3, y para ella es un problema grave, ya que hay personas que aprovechan la aglomeración para tocar los glúteos de las mujeres sin que alguien tome acciones.

Puntos de acoso

  • Mercados
  • Parques
  • La terminal de buses
  • Paradas de buses
  • Cerca de planteles educativos 

Lea también: Prestamistas acosan comerciantes a quienes exigen, bajo amenazas, pagos diarios

“Cuando uno lleva los canastos llenos de cosas y hay aglomeración para caminar entre las ventas es donde se aprovechan los abusivos. Que desagradable es para una mujer tener a personas irrespetuosas que solo andan viendo a que mujeres tocar”, se quejó.

Una joven de 16 años manifestó que prefiere caminar y no abordar un bus urbano, ya que siempre escucha palabras desagradables contra mujeres por parte de algún piloto y ayudante.

“Aparte de escuchar lo vulgar que son algunos pilotos, tengo que lidiar dentro de la unidad con la música de reguetón que tiene mucho contenido sexual, prácticamente lo ven a uno como un objeto y eso ya no debería de existir en el transporte público y la municipalidad no hace nada al respecto”, expresó. 

La antropóloga Hilda Monzón refiere que entre las causas del mal comportamiento de algunos hombres hacia las mujeres está el aspecto cultural, porque algunos creen que un piropo debe ser con falta de respeto, además, hay pérdida de valores, ya que los halagos de algunos hombres terminan siendo ofensivos, dañan a las mujeres y reflejan una mala conducta ante la sociedad. 

“Desafortunadamente no solo afecta a las mujeres, también a los hombres, porque se comportan de una manera incorrecta y dejará mucho que decir de su forma de ser y de su educación que empieza en el hogar. Entre los jóvenes se retan para ver quién se atreve a decirle algo a las mujeres, por eso es importante el rescate de valores, respeto y cuidado a la mujer, para mostrar la educación”, dijo.

Lea también: Madre denuncia a profesor del Pemen II que habría propiciado encuentros sexuales entre estudiantes

Denuncias

El síndico Diego Morales, presidente de la Comisión de Transporte de la municipalidad de Quetzaltenango, reconoció que hay abuso hacia las pasajeras de parte de algunos pilotos y ayudantes de buses y que la Policía Municipal de Tránsito recibe en promedio 10 quejas diarias.

Los  puntos de los que más se quejan están en el parque Benito Juárez y en la parada de buses a un costado del Instituto Nacional Experimental Gabriel Arriola Porres, ambos en la zona 3.

“Hace años no se lleva un registro de los pilotos y ayudantes que operan cada unidad y dificulta dar seguimiento a las denuncias de las usuarias. Estamos actualizando los registros, ya que hay mujeres que han denunciado que sus hijas han sido víctimas de acoso cuando regresan de estudiar y necesitamos saber qué empresa es, para hacer los llamados de atención o sacarlos de circulación”, expresó.

Contenido relacionado

> Testigos de acoso sexual no ayudan a las víctimas
> Iniciativa de ley busca cárcel y multas para acosadores sexuales
> Mujeres sufren acoso callejero desde los 9 años