Miradores de Quetzaltenango, lugares perfectos para observar la ciudad y alejarse del bullicio

Los lugares alejados del bullicio y con una vista privilegiada de la ciudad de Quetzaltenango son la atracción para los pobladores y turistas, que visitan frecuentemente esos destinos. 

Uno de los miradores que se halla en el centro de Xela ofrece una panorámica de las zonas 1 y 3. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Uno de los miradores que se halla en el centro de Xela ofrece una panorámica de las zonas 1 y 3. (Foto Prensa Libre: María Longo)

María Escobar, vecina de la zona 1 de Xela, asegura que la altura de distintos cerros o calles permite a los ciudadanos contemplar la ciudad desde otro ángulo y alejarse del bullicio.


Para Óscar Cifuentes, originario de Quiché y residente de Xela desde hace ocho años, los miradores son una opción para ver la ciudad desde otra perspectiva.

“Todos los días pasamos a la par de varios edificios, pero pocas veces nos detenemos por un momento para observar los detalles y contemplar la magia de las construcciones antiguas, sobre todo del Centro Histórico. Esto nos acerca con la historia”, expresó.

Cifuentes consideró que uno de los mejores miradores está en la 13 avenida, diagonal 16 de la zona 1, donde la altura es perfecta y es un lugar especial para compartir con la familia o amigos.

“Nos permite alejarnos de la bulla y contaminación de la ciudad. El único problema es que los visitantes acostumbran a llevar comida y muchas veces no la tiran en su lugar, lo cual causa una mala imagen”, añadió. 

Carlos Rodas, vecino de la zona 9 de Xela, dijo que para las personas que, como él, practican deporte los miradores son como una medalla o un trofeo.

“Cuando practico ciclismo de montaña me encanta el reto porque al final tengo un premio, un gran panorama de la ciudad”, expresó.

Rodas aseguró que desde los miradores como el del cerro El Baúl se pueden observar edificios de empresas quetzaltecas, cuya infraestructura data del siglo pasado.

“Los miradores hacen que nos demos cuentan de esa combinación especial que tiene Xela entre lo antiguo y moderno. Observamos edificios de muchos pisos, pero también las cúpulas de la catedral y edificaciones antiguas que eran grandes en el espacio que ocupaban, aunque no fueran tan altos”, indicó la vecina Rosario Monterroso.

Para Lourdes Lucas, residente de la zona 1, los miradores son una forma de reflexionar. “Muchos solo se quejan de los problemas que hay en el departamento y no disfrutan de los lugares hermosos con los que cuenta, lagunas, montañas, ríos y construcciones que son parte del empleo y de la inversión”, dijo.

Guías turísticos consideran que por muchos años los miradores han sido considerados como una atracción para los quetzaltecos y turistas.

“Los miradores son una excelente opción para los turistas que no pueden recorrer toda la ciudad. Otros prefieren escalar volcanes o montañas para contemplar mejor el paisaje”, expresó Roberto Sunum, guía de turismo.

Sunum añadió: “La mayoría de turistas extranjeros prefieren visitar restaurantes y hoteles que ofrecen una majestuosa vista de la ciudad. Autoridades deberían promover más estos lugares”.