Persiste deficiencia en sistema de cámaras de vigilancia en Xela

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) que trabajan en la Sala de Monitoreo de Vigilancia Electrónica de Quetzaltenango aseguran que no han sido capacitados sobre el uso del sistema y tampoco existen un plan de mantenimiento, por lo que algunos aparatos se han dañado.

Agentes de la PNC monitorean el sistema de vigilancia en la sala instalada en la Gobernación Departamental de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Agentes de la PNC monitorean el sistema de vigilancia en la sala instalada en la Gobernación Departamental de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Un agente que pidió el anonimato aseguró que llegó a hacer su turno de 24 horas, pero nadie le dio instrucciones. “No hay quien dé una instrucción sobre el manejo del equipo. Uno aprende por medio de los otros compañeros”, expresó.


En la Sala trabajan cuatro efectivos de la PNC, durante las 24 horas, y durante el día también permanecen en el área miembros de la Policía Municipal de Tránsito (PMT), explicó otro agente que no quiso identificarse.

Señaló que en el lugar carecen de espacio para preparar sus alimentos, por lo que algunos incluso han derramado líquidos en el equipo de cómputo, lo que le ha ocasionado daños.

Pablo Huinac, presidente de la Junta Directiva de los Consejos y Alcaldes Comunitarios de Quetzaltenango, lamentó que no haya una persona encargada de capacitar a los agentes.

“Ante la falta de quién los capacite, el equipo se daña, porque no saben manipularlo. Si se pone a gente que no tiene la capacidad, en lugar de optimizar el recurso lo van a minimizar”, señaló.

Flor Escobar, presidenta de la Gremial de Mujeres Empresarias de la Cámara de Comercio en Quetzaltenango, criticó que las autoridades no cuenten con los recursos necesarios para mantener en buenas condiciones el sistema de vigilancia.

“Vemos que no existen los procesos adecuados, que tendría que ser la base de un buen funcionamiento de la PNC. Ahí se puede ver que a las autoridades no les interesa brindar seguridad a la ciudadanía”, expresó.

Juan Rosales, gobernador departamental, dijo que cuando asumió el cargo solo funcionaban 12 cámaras de vigilancia y ahora ya están en operación 32 de las 60 instaladas en varias zonas de la ciudad. Sin embargo, reconoció que no ha habido instructor para capacitar a los operadores.

“Por ahora tenemos a un técnico para que capacite a los agentes de la PNC y PMT, aunque su salario no es el adecuado, se está pagando con el presupuesto de la Gobernación, ya que es primera vez que se hace, porque no podemos seguir cometiendo ese error de tener una central de monitoreo sin mantenimiento y un encargado para toda esa tecnología”, detalló.

Confirmó que no hay un plan de mantenimiento de los aparatos, lo que ha causado que varias cámaras se dañen, aunque también culpó a los constantes apagones y cambios de voltaje por el mal servicio de la Empresa Eléctrica Municipal.